Que la cosa funcione

Hoy se estrena Que la cosa funcione, película de Woody Allen cuyo desembarco estuvo previsto para el 15 de abril de 2010. Por respeto al orden cronológico, la comedia que protagoniza Larry David debería haber desembarcado antes de Conocerás al hombre de tus sueños (que en Buenos Aires se proyectó a principio de este año). Tarde pero seguro, su distribución en la cartelera porteña coincide con la reciente presentación de Midnight in Paris en el Festival de Cannes.

Alabada por algunos críticos locales, este no tan nuevo largometraje es el más parecido a los primeros trabajos del director neoyorkino. De hecho, Boris Yellnikoff es divorciado, judío, misántropo, hipocondríaco, marxista, agnóstico. La característica menos habitual de esta criatura con sello WA es la prescindencia del psicoanálisis (claro que -no es lo mismo pero es igual- el personaje termina enamorándose de una psíquica).

En este sentido, Que la cosa funcione corre el riesgo de desencantar a quienes la consideren una caricatura de lo que Woody alguna vez ofreció. Más, aquí.