The Arbor

————————————————–
Especial. Cobertura BAFICI 2011
————————————————–

Distorsionar los límites entre ficción y realidad es una estrategia narrativa cada vez más utilizada en el cine en general (de ahí la aparición del término “docudrama”). Sin dudas, The Arbor consigue renovarla cuando simula un documental con actores que hablan a cámara* y se dejan filmar como si de verdad fueran las personas de carne y hueso que inspiraron a la directora Clio Barnard.

La realizadora británica no se priva de nada a la hora de reconstruir la vida personal de la dramaturga Andrea Dunbar, fallecida a los 29 años de edad, y sus tres hijos. La representación fragmentada y callejera de las obras de esta escritora autodidacta y la proyección de extractos de documentales televisivos originales se mezclan con la mencionada puesta en escena testimonial.

La actriz Natalie Gavin primero presenta, luego protagoniza escenas de las piezas que le dieron cierta fama a la autora. Este cambio de roles es quizás el recurso más ilustrativo de la cruza de registros narrativos. Asimismo es una muestra de la asombrosa ductilidad que también poseen Manjinder Virk, Christine Bottomley, Matthew McNulty, Kathryn Pogson, Jimi Mistry (de único rostro reconocible gracias a 2012 y RocknRolla).

El barrio de Bradford y la calle Arbor constituyen el escenario natural de un trabajo que, además de contar el drama de Dunbar y sus hijos (en especial de la mayor, Lorraine), se convierte en nítida radiografía de la población más devastada por la gestión de Margaret Thatcher, y por lo tanto más vulnerable al segregacionismo, el desempleo, la drogadicción, los embarazos no deseados, la violencia doméstica, la delincuencia, la muerte precoz.

A fines del año pasado, Barnard ganó el premio a la mejor dirección de un nuevo documental en el Tribeca Film Festival. A lo mejor ésta, entre otras distinciones y nominaciones, convence a algún distribuidor local de en algún momento proyectar The Arbor en nuestra cartelera comercial.

———————————————————
* En realidad, los actores ponen la cara y hacen fonomímica con las voces grabadas de las personas cuya vida es recreada.