Le quattro volte

————————————————–
Especial. Cobertura BAFICI 2011
————————————————–

De un viejo pastor calabrés a un cabrito recién nacido, a un árbol que se tala para la fiesta del pueblo, al carbón cuyo humo se cuela entre los árboles de un bosque (que el mismo pastor transitó con su rebaño). Éstas son las cuatro instancias que conforman el ciclo de la vida según Michelangelo Frammantino, y que además pintan a la Italia del sur profunda con una hermosa fotografía y con una rara combinación de sensibilidad y picardía.

Los personajes de Le cuattro volte hablan apenas. Probablemente por eso -y porque el guión de Frammantino prescinde de las dosis obligadas de violencia, sexo, psicoanálisis, melodrama, autorreferencia- este largometraje corre serios riesgos de resultarles soberanamente aburrido a los espectadores habituados a (y deseosos de) una pantalla sobreestimulada.

La fotografía de Andrea Locatelli es el gran artífice de esta fábula con algunos puntos de contacto con Primavera, verano, otoño, invierno… y otra vez primavera de Kim Ki-duk. Las cámaras capturan no sólo la belleza del paisaje sino instantáneas de una existencia ajena a la vorágine urbana y tecnológica.

La mencionada picardía aflora, por ejemplo, cuando el director filma las intervenciones del perro del pastor en la procesión de Semana Santa. El amor por su lugar en el mundo, cuando le otorga protagonismo al árbol elegido para centro de atracción de una fiesta popular.

A mitad de camino entre el documental y la ficción, Le quattro volte les rinde homenaje a la vida y a la naturaleza. Tal vez sin proponérselo, también reivindica un tipo de cine que a veces parece en vías de extinción y que algunos espectadores dan por muerto (en más de un sentido).

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 respuestas a “Le quattro volte

  1. He leido una crítica-interpretación acerca de las cuatro ‘edades’ de Pitágoras, que me parecen muy acertadas:
    – mineral carbón (que abre y cierra el ciclo de la película)
    – vegetal árbol > que da lugar al carbón
    – animal cabritillo > que muere al pie del árbol
    – humano pastor > que se ‘reencarna’ en el cabritillo
    Discutible, opinable, pero sin duda, muy hermoso, como la película.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s