Convocatoria del blog MaldeAlzheimer. Por la memoria de los enfermos

Por regla general evito «mezclar» Espectadores y MaldeAzheimer, en parte porque el público y la temática de estos espacios rara vez coinciden, en parte por ciertos reparos personales sobre la práctica del autobombo. Sin embargo, la diferencia de tráfico (uno recibe cerca de 500 visitas diarias mientras el otro, apenas 20 o 30) a veces justifica la utilización del primer blog como promotor del segundo.

Hoy me permito compartir el lanzamiento de esta convocatoria que pretende contribuir a la difusión de una enfermedad devastadora, y sin embargo con mucho menos prensa que el cáncer o el sida. Según reportes oficiales de 2010, actualmente existen 35.6 millones de víctimas de Alzheimer en el mundo (casi toda la población argentina); la cantidad ascendería a unos 65 millones en 2030 y a 115 millones en 2050 (cuando nosotros seamos viejos).

Tanto nuestros medios de comunicación como los informes publicados por organismos extranjeros reflejan la escasez de estadísticas oficiales en nuestra tierra (en general, los números difundidos están desactualizados y/o son aproximaciones). Por ejemplo, cuando informó sobre el desarrollo local de un nuevo test de diagnóstico precoz en octubre pasado, La Nación contó 400 mil pacientes en todo el país (estimación publicada cuatro años antes por Clarín).

Mientras tanto, anuncios como éste e iniciativas como ésta sugieren la (incipiente) preocupación de nuestro Estado. Estoy convencida de que los ciudadanos podemos hacer algo para terminar de despertarlo.

Con la misma determinación, MaldeAlzheimer adhiere al proyecto de arte callejero que los graffiteros Solana Hernández y Alberto del Águila concibieron tras una primera experiencia aislada. “Que la ciudad los recuerde, ahora que ellos no pueden recordarla» es el leitmotiv de una propuesta que consiste en pintar el retrato de víctimas de la enfermedad en muros de Buenos Aires.

Los interesados en el proyecto deben enviar a blogmaldealzheimer@gmail.com una foto nítida de su ser querido, con una breve descripción (cómo era, a qué se dedicaba, qué le gustaba cuando estaba sano). El material será reenviado a Solana y Alberto, responsables de evaluarlo con miras a convertirlo en graffiti.

Confío en los amigos de Espectadores y en los compañeros bloggers para que me ayuden a difundir esta convocatoria ya sea desde sus espacios online (bitácoras, Facebook, Twitter), por e-mail o simplemente de boca a boca.

Desde ya, muchas gracias.