Episodes

¿Podrá Episodes conquistar al público inglés y norteamericano? ¿Ayudará la doble nacionalidad (anglo-yankee) de la serie? ¿La ocurrencia de que Matt Le Blanc se interprete a sí mismo terminará siendo el verdadero gancho de una propuesta en parte subsidiaria de Friends (además de convocar al Joey de la barra, esta creación es obra de David Crane)? Entre tantas dudas, algo es seguro: cuesta pronosticar el futuro de la sitcom que I-sat estrenó el martes pasado.

Lo conversamos con Winston a propósito de Shamless US: en principio uno de los atractivos de esta novedad catódica es el reconocimiento de la tendencia de la pantalla chica estadounidense a adaptar programas británicos (¿cuál habrá sido el primero?).

Abordar este fenómeno implica no sólo retratar el mundillo de la televisión sino recrear las diferencias culturales entre los sobrinos del Tío Sam y los súbditos de la Reina Isabel. Entre los primeros se encuentran Merc Lapidus y sus empleados (incluido Le Blanc) y entre los segundos, los expatriados Sean y Beverly Lincoln (nótese la contradicción entre apellido y nacionalidad).

A priori da la sensación de que Episodes causará más sensación en USA que en UK. Además del anzuelo Matt, influye un sentido del humor más afín a la obviedad de los norteamericanos que a la picardía/acidez british: los yankees son brutos y viven de la apariencia; los ingleses son fríos y remilgados.

A lo mejor la nueva serie tome de Extras la costumbre de invitar a actores conocidos para que se interpreten así mismo… o casi. En este sentido, y otra vez al margen de Le Blanc, Richard Griffiths participó en el capítulo inaugural.

Hoy martes a las 21.30, I-sat proyectará la segunda entrega de Episodes. Con suerte, la cita nos depare algunos indicios que permitan empezar a contestar preguntas y arriesgar pronósticos.