Jubilados en la mira de la AFIP

Son unos cuantos los jubilados con haberes superiores al promedio que en enero pasado recibieron por segunda vez la carta donde la AFIP les atribuye “operaciones de moneda extranjera para tenencia u otros conceptos similares, que no condicen con su capacidad contributiva”. La misiva oficial insta a los destinatarios a “regularizar la situación de períodos fiscales vencidos” y a “tener en cuenta las operaciones de moneda extranjera efectuadas en el curso del corriente año en oportunidad del vencimiento general de impuestos anuales, o bien al momento de la recategorización en el monotributo”.

Para leer la carta entera, clic en la imagen.

“La carta es impersonal y a título informativo”, explica un empleado de la Agencia 1, ubicada en la avenida Cabildo 999 de la Ciudad de Buenos Aires. Después guarda silencio cuando una jubilada le muestra el encabezado con su nombre y dirección, y cuando le lee en voz alta frases y expresiones que interpelan al ciudadano sospechado de estar en falta. Para sacársela de encima, el burócrata le dice que sólo hay que preocuparse cuando la epístola llega firmada por y con sello de algún funcionario.

En efecto, la notificación aquí comentada cierra con la leyenda “Administración Federal de Ingresos Públicos. Número de referencia de esta campaña: 729”.

El sitio web del organismo, famoso por ser uno de los más avanzados en términos de gobierno electrónico, enumera aquí los “distintos tipos de comunicaciones que la AFIP remite a los ciudadanos por correo postal”; incluye aquí la campaña 729 (en la misma página web figura el modelo de carta) y publica aquí un remedo de instructivo para el contribuyente contactado (el contenido online no hace más que parafrasear el de la misiva impresa).

Así, gracias a Internet, los jubilados techies podrán darse cuenta de que la carta en cuestión forma parte de una “campaña de información/inducción”, nada que ver con una intimación o, peor aún, con un aviso de sumario. En cambio, los analfabetos informáticos (sin ánimo de ofender) seguirán deambulando por alguna dependencia, preguntando porqué reciben dos veces una misma carta que suena a apercibimiento infundado.

“Estas cosas se mandan al voleo”, comenta un señor atildado sin ninguna identificación que permita determinar su relación con la Agencia 1. “Tiran una red con entramado grande por si enganchan algún pez gordo distraído”.

De ser cierta esta hipótesis, “el cruzamiento de datos provenientes de distintas fuentes” es mucho menos riguroso de lo que parece. Es más, da la sensación de que la AFIP se habría limitado a elaborar su campaña 729 a partir de información básica que le brindan bancos y casas de cambio en regla.

La compra legal de moneda extranjera sería entonces la única falta de los jubilados notificados. Entre ellos, algunos resentidos prometen pasar a la clandestinidad y operar con los ascendentes arbolitos.

—————————————————————-
PD. Ojo con las cartas de AMUPECITE en nombre de la AFIP.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s