El duelo en Facebook

Días atrás falleció una amiga real (nada virtual) que no quiso o no pensó en cerrar su cuenta de Facebook antes de morir. El cáncer fulminante que la mató también la distrajo de sus obligaciones web, y por ahora es poco probable que sus deudos se desprendan de esta suerte de registro online no sólo abierto sino activo.

Hoy el célebre “muro” facebookiano se actualiza con mensajes y fotos que algunos contactos publican, comentan y celebran con el pulgar para arriba. En general los textos le hablan a Claudia: le dicen cuánto se la extraña; describen el vacío que dejó; agradecen los momentos compartidos; señalan su entereza ejemplar y su nueva condición de ángel o luz eterna.

La comunicación online se revela más fuerte que la Parca. Sólo algún administrador de la red social o algún ser querido que conozca el usuario y la contraseña correspondientes podrán dar de baja la cuenta.

En dos ocasiones me sorprendí desandando el historial, repasando fotos, leyendo los últimos pensamientos, buscando vestigios de esperanza, temor, bronca, resignación. Otra vez el silencio pierde contundencia entre mensajes, fotos, videos colgados por más o menos los mismos contactos ahora reencarnados en la versión 2.0 de las tradicionales lloronas o plañideras.

En el mundo real, pocos allegados facebookianos visitaron a Claudia cuando ya no podía salir de su casa. La distancia geográfica, la “vida de locos”, el instinto de auto-preservación fueron algunos de los argumentos esgrimidos para justificar ausencias indisimulables y apariciones fugaces.

Para ese entonces, esta amiga de carne y hueso había dejado de ingresar a FB porque -sostenía- no quería dar explicaciones. Sospecho que tampoco quiso caer en la tentación de reclamarles compañía tangible a quienes, siempre a la distancia, le escribían o simplemente la tagueaban.

Alguien podrá observar que esta actualización del muro facebookeano renueva la tradición de hablarles a los muertos cuando se los visita en el cementerio (los seguidores de Pedro Almodóvar recordarán las primeras escenas de su película Volver). O que mensajearlos es una actividad terapéutica, catártica para quienes no encuentran consuelo. O que, en un Cielo tecnologizado con libre conexión wi-fi, las ánimas siguen conectándose a la Web.

A mi entender, el duelo online se aleja de la noción íntima de recogimiento e ilustra los fenómenos cada vez más impresionantes de borramiento del límite entre esferas pública y privada y, de espectacularización de los sentimientos propios y ajenos. La figura de las lloronas vuelve a aparecer como antecedente posible, aunque estas mujeres ejercían/ejercen su función en un contexto acotado (el velatorio) y en presencia del fallecido.

Internet, en cambio, extiende tiempos y disimula ausencias. Tanto la de quien se fue como la de quienes dejaron de acompañarlo en el mundo real.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

19 respuestas a “El duelo en Facebook

  1. Hace poco mi tio tambien fallecio por cancer, de pulmon, y no se dio de baja en Facebook, como tu amiga.
    Es doloroso, es mas, Mari, si ves mi foto de perfil, es una foto mia de chiquito con mi tio, que siempre fue mi foto preferida.
    Mis primos pidieron que escriban experiencias vividas con mi tio, ya que el fue un reconocido y muy querido profesor de educacion fisica en Olavarria y que dejo muchas huellas, salvando las distancia, al mejor estilo de “Mr. Holland’s Opus “(o “mi querido maestro” el titulo en español).
    Se que hay un especie de “cementerio” de facebook, para los que eran usuarios y fallecieron (falta que se pueda llevar corona virtuales).
    Mis mas sentido pesame
    Salute!
    Nico

  2. A mí también me choca el homenaje a los muertos en Facebook. No sólo lo que sucede con las cuentas que quedan abiertas sino deudos vivos que desde sus muros les “hablan” a sus seres queridos fallecidos o publican fotos en serio. Es como un juego medio pautado: el usuario de la página se lamenta en público y su público lo contiene, le da fuerzas. No lo juzgo pero, como a vos, María, me impresiona.

    Yo también creo en el duelo como algo íntimo. Me daría pudor rasgarme las vestiduras ante un público online.

  3. Es un fenómeno notable, Martincho, porque renueva el culto a la muerte. Tampoco es mi intención juzgarlo aunque mentiría si negara que me impresiona, no tanto por el ingrediente morboso que algunos podemos verle sino por ese borramiento entre lo público y lo privado, por la mencionada espectacularización (en este caso del duelo), y porque en algunos casos tanta participación virtual esconde o disimula la ausencia de acompañamiento real.

    Nico, aunque algo remota, la idea de las coronas virtuales sí me da un poco de escalofríos.

    Saludos a ambos y a Mabel.

  4. Lo conveniente de facebook y la virtualidad en general es que no hay que esforzarse mucho para tener amigos. Uno elige el momento de entrada y salida de la pàgina, no le banca el malhumor ni lo ve sufrir ni tiene que besarlo, abrazarlo, mirarle los ojos cuando ríe o recordar para siempre la manera que tuvo de saludarnos la última vez.

    Lo virtual (“no real”, aparente, potencial, en todos los diccionarios) nos quita sufrimiento bolú. Y despues en el muro del feisbu podemos hacer literatura sin condicionamientos. Los amores no tienen límites, los besos son besotes, los muertos criaturas plenas de luz que nos acompañarán eternamente y – con suerte, adjetivando bien – hasta podemos conseguir algún/a novia/o virtual tan psicótica/o y deseosa/o como nosotros de no contraer compromisos reales.

    Es una percepciòn mía, yo que se. A lo mejor no tengo experiencia en esto.

  5. En apoyo a lo que decís, Jorge, parecen menos “tramposos” Twitter, que circunscribe la comunicación a intercambio de links o de comentarios escuetos, y LinkedIn que permite formar una red de relaciones profesionales con miras a mejorar el posicionamiento de sus suscriptos en un sector del mercado laboral.

    El gran problema de Facebook es que gira en torno al concepto de “amistad”, y para algunos la amistad no cabe en (o excede ampliamente) el recipiente virtual.

  6. Ya que mencionaste twiter – si se me permite el off topic – la espectacular foto que está hoy en todo el mundo sobre una muchacha que cayò sobre un taxi en el centro de buenos aires, fue sacada por una twitera.
    http://yfrog.com/h49c0kmj

  7. Se me ocurrio una frase cuando estaba leyendo los comentarios:
    “Como se va ‘desvirtuando’ la vida virtual”
    Cualquiera no? 😛
    Como se diria antes en PNP (por Portal) “boluuuu-fraseeee” 😛
    Salute!

  8. Si, los duelos no son apretar delate y todo desapreció, o que añadir amigos en facebook no sea tomado en serio, como uno de carne u hueso.
    Y esa manía de volver al pasado de los vínculos,no se apodere de mi estúpida y melancólica parte. Esta nota me ayuda a ubicarme cuando me desubico en lo virtual obstinación.

  9. q filosófica observación la de Gustavo !!!Frases ,fenomelogía ,reflexiones Cada vez me gusta más leer los comentarios

  10. Creo que con Facebook se juntan varias calamidades en una sola. La inmediatez, la falsa intimidad, la pereza y la irrelevancia. Tenemos de la noche a la mañana cientos de amigos y mucha buena onda. Alcanza con leer dos palabras de un texto que contiene cinco, para marcar el pulgar hacia arriba.
    Una persona se levanta y tiene calor o frío o sed porque comió jamón crudo, como Michetti en twitter. Siente que es importante comunicarlo a su grupo de pertenencia con quien tiene un acuerdo virtuoso: ellos harán como que lo escrito es interesante o gracioso y ella, la próxima vez, pondrá pulgarcitos o jajaja o caritas en sus propias nimiedades.

    Besos,
    r.

  11. Estimada María,
    Siento mucho lo que contás. Debió ser triste escribirlo, pero te agradezco por haberlo compartido, ya que me informé. Yo no tengo Facebook ni Twitter y no sabía que existía este fenómeno del duelo en Internet.
    Un agran abrazo.

  12. Me gustó la expresión “falsa intimidad”, Rinconete. Creo que representa muy bien la esencia de Facebook.

    Gracias a vos por tus palabras, Caro. Si me permitís el comentario, creo que hacés muy bien en prescindir de FB y Twitter.

    Rosa, impresiona el portal En Memoria de La Vanguardia. ¿Cuántas visitas diarias reciben?

  13. Yo abri facebook y lo cerré al mes .Me pareció altamente buchon ..invasivo y lleno de irrelevancias q me hacían sentir irrelevante (Nada pasaba en mi muro trascedente ,,era yo o facebook)y encima no encontré a mi primer novio …..

  14. No solo hay un borramiento entre lo público y lo privado sino también una especie de reemplazo de la presencia “real” por la participación virtual. Quejas, honores, conmemoraciones, etc, parecen tener una importancia enorme al verlas enmarcadas en la web pero en el mundo tangible no tienen mayor impacto… o causan el efecto contrario a su intención original.

    El espejismo de FB sí que impresiona.

    Saludos y fuerza en este momento, María.

  15. Querida María,
    me pareció muy interesante tu artículo. Yo también he conocido casos parecidos y realmente vamos viendo que tendremos que aprender a lidiar con la muerte (¿cómo?no se) también en nuestra “vida virtual”. Si, tal vez dentro de poco empiecen a haber cementerios en Facebook donde visitar a tus deudos…en fin, ya lo iremos viendo, supongo. Reproduje tu artículo acá: http://www.pateandopiedras.com/?p=36948
    muchos saludos desde México!
    Lau

  16. Gracias por el comentario y por el aviso de reproducción, Laura. La idea de cementerios en Facebook va tomando cuerpo, ¿verdad?

    Tengo la sensación de que, a medida que vayamos aprendiendo a lidiar con la muerte en nuestra “vida virtual”, menos sabremos enfrentarla en la vida real. Ojalá me equivoque… 🙄
    ¡Un abrazo desde Buenos Aires!

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s