La represión en Villa Soldati. Silencio de feriado

El brutal desalojo en Villa Soldati nos obliga a interrumpir el silencio que Espectadores había previsto para hoy a modo de descanso por el feriado. A veces quienes hacemos este blog nos sentimos en falta cuando dejamos pasar algún suceso que nos afecta, pero al mismo tiempo no queremos limitarnos a expresar nuestra indignación o a reeditar observaciones y reflexiones publicadas en posts anteriores.

Hoy, sin embargo, escasean las alternativas. Repetirnos nos resulta inevitable.

Las circunstancias varían, y sin embargo la represión a manos de las policías Federal y Metropolitana nos remonta a lo ocurrido semanas atrás con integrantes de la comunidad toba en el paraje Laguna Blanca. Dada esta coincidencia, retomamos una de las preguntas que Jorge formuló en un segundo post dedicado al episodio formoseño: qué hará el programa 6,7,8 frente a un hecho de violencia institucional que ahora ocurre en la Buenos Aires del opositor Mauricio Macri.

Las palabra «desalojo» y la mención del jefe de Gobierno porteño también nos retrotraen a otra entrada que Jorge escribió en noviembre de 2009 sobre la UCEP, fuerza de choque que la administración PRO creó para limpiar a la ciudad de personas sin techo y okupas. De refilón, podríamos recordar las declaraciones de Gabriela Micheti cuando en julio redujo la condición de los homeless (digámoslo en inglés decoroso) a una elección de vida.

Para evitar la autorreferencia, podríamos haber optado por señalar la ironía de un 8 de diciembre conmocionado no sólo por los muertos y heridos de Villa Soldati sino por los 83 presos asfixiados/calcinados en una cárcel chilena. El detalle de que todas estas víctimas sean ciudadanos de segunda, desheredados del sistema, adquiere una relevancia todavía más amarga en una fecha consagrada a la virgen María.

El brutal desalojo en Villa Soldati parece sumarse a otros hechos lamentables ocurridos en diciembre(s) pasados: un alzamiento carapintada, los crímenes de Kosteki y Santillán, el incendio en Cromañón por citar algunos. Quizás, ante la sensación y el riesgo de tanta repetición, lo mejor que podamos hacer en Espectadores es volver a acatar el feriado y llamarnos a silencio.