Julie & Julia

A un año de su desembarco en la cartelera porteña, Julie & Julia se convierte en estreno televisivo de los canales cinematográficos premium. Aún quienes no la vimos en ninguna sala sospechamos que la pantalla chica reduce o disimula los defectos de una película que no es la mejor de Norah Ephron (¿volverá a producir un éxito parecido a Cuando Harry conoció a Sally?) ni de Meryl Streep (incluso cuando su trabajo en esta comedia le valió una nominación para la entrega 2010 de los Oscar).

Pocos argentinos habrán conocido/visto a la verdadera Julia Child. Por la vieja parodia de Dan Aykroyd que se nos muestra, algunos creemos que Meryl exagera: como su colega años atrás, caricaturiza a esta versión norteamericana de Doña Petrona especializada en cocina francesa.

La cuota realista debería importar en un film inspirado ¡en dos! historias verdaderas. Pero da la sensación de que a Ephron le preocupa más forzar el paralelismo entre las vidas de Julie y Julia, y así justificar el título elegido.

Probablemente por esta decisión narrativa, la guionista y directora relega a un segundo plano aspectos que habrían contribuido a (valga la metáfora culinaria) una comedia más «picante»: la rivalidad entre franceses y estadounidenses, la crítica al macartismo, la in/conducta de las editoriales.

Dicho esto, Julie & Julia entretiene más de lo esperado ¿por obra y gracia de la clemencia televisiva?.. A título estríctamente personal, quien suscribe destaca 1) la cuestión gastronómica (conviene ver esta película con algo rico a mano); 2) el reencuentro entre Streep y Stanley Tucci después de aparecer juntos en El diablo viste a la moda; 3) la intervención de Jane Lynch como hermana de Julia; 4) la fábula del blogger anónimo que salta a la fama y abandona su trabajo burocrático (la proyección obvia es inevitable).

Con suerte también la digerirán los fans de Amy Adams (detalle al paso: la joven actriz también trabajó con Meryl en La duda) y Chris Messina (algunos lo recordarán como el marido abúlico de Vicky Cristina Barcelona).