Copyright en Internet. Sobre la apropiación lucrativa de contenido ajeno

Aunque data de 2007 (tres años es mucho tiempo para la vorágine online), este artículo sobre propiedad intelectual en Internet mantiene una indiscutible pertinencia. Las observaciones publicadas no caducan por mérito del autor, y porque la Web -que siempre cambia/innova/mejora- avanza poco a favor del copyright (de hecho, admite nuevos fenómenos que confirman el estancamiento).

Entre estas novedades, sobresale la apropiación de contenido ajeno con fines de lucro. Técnicamente la práctica se distingue del plagio porque suele mencionar fuentes, y de la reedición apócrifa porque no adultera el texto original. La innovación consiste en republicar posts elaborados por terceros en un espacio montado para generar ingresos mediante publicidad.

La calidad de estos emprendimientos varía. Algunos cuentan con un diseño muy atractivo, y sus responsables se contactan con los autores pre-seleccionados para solicitarles autorización de reproducción. Este cuidado por las formas (estéticas y de RR.PP) consigue bajar los niveles de resistencia de quienes blogueamos por amor al arte, y porque nos gusta que nos lean*.

En Argentina, la revista Oblogo es uno de los proyectos más osados en este sentido. Además de tener presencia en la Web, sus responsables distribuyen en forma gratuita una edición impresa.

Otros emprendimientos cuidan menos las formas. Se nota en sus diseños más precarios, en la apropiación inconsulta de posts (los autores nos enteramos gracias a las huellas del trackback), y en una mención rápida de las fuentes (en general, les basta con especificar la URL del texto original)**.

Esta nueva práctica supone un acuerdo tácito -a veces unilateral- que cabe en la siguiente frase: “no comparto los ingresos publicitarios con vos porque te hago el favor de difundir tus textos sin pedir nada a cambio”***. Sus ideólogos y ejecutores atentan contra la propiedad intelectual, no porque la ignoren sino porque usufructúan alegremente del trabajo ajeno.

En este caso, la desprotección de los derechos de autor en Internet nos convierte a ciertos bloggers en escribas sin contrato ni dignos de percibir un sueldo u honorarios. Aún cuando rechacemos invitaciones y convocatorias, aún cuando nos respalde esta licencia de Creative Commons, alguien siempre se sentirá libre de actualizar su propio espacio web con nuestros posts, y a lucrar con un trabajo despojado de toda intención comercial (y si no lucramos nosotros, ¿por qué habrían de lucrar otros?). 

En los albores de la blogósfera, sus impulsores fantasearon con un sistema de publicación/circulación de contenido que escapara a las exigencias y vicios editoriales y económicos de los medios tradicionales. El tiempo pasa y lo que empezó como un proyecto prometedor corre cada vez más riesgos de convertirse en el recuerdo trasnochado de lo que nunca fue. 

—————————————————————-
* Nobleza obliga, quien suscribe dio el visto bueno para que Paperlog y Pateando Piedras repliquen contenido de Espectadores.

** A este grupo pertencen Veo.tv y Cinemascope. Ambos sitios ¿españoles? refritan (muchas) reseñas cinematográficas de Espectadores sin el consentimiento de quien suscribe.

*** No es exactamente lo mismo porque los muchachos de WordPress.com realmente ofrecen un buen servicio gratuito (de hosting y mantenimiento). Pero bien vale señalar que WP también se siente libre de incorporar publicidad a las bitácoras (con perfil redituable) que aloja en sus servidores, y de no compartir los ingresos con los autores pre-seleccionados.

Los bloggers que deseen evitar esta intromisión deben pagar un abono anual de 30 dólares, monto que la mayoría de los clientes podemos solventar y que incluso consideramos justo dada la calidad del servicio que usamos. Lo que sí es un tanto reprochable es que WP no avise cuando nuestras bitácoras integran la lista digna de lucro publicitario: en general tardamos tiempo en darnos cuenta de que, otra vez, nuestro trabajo es fuente de ingresos para terceros.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

12 respuestas a “Copyright en Internet. Sobre la apropiación lucrativa de contenido ajeno

  1. Ya que lo mencionas, María, me gustaría saber tu opinión (o si tenés ganas de desarrollarlo en otro post) sobre Creative Commons, Copy Left, etc, en las que todavía no me interioricé y me interesa conocer opiniones de gente que participa en ellas.

    saludos.

  2. A mi entender, Aberel, las licencias de Copyleft apuntan más bien a garantizar la libertad de retomar un trabajo anterior para enriquecerlo. Creo que se originaron cuando surgió la modalidad de programación open source, que te habilita a tocar (para mejorar) un código o programa hecho por otra persona sin que debas pagarle los derechos de propiedad intelectual. Lo que no sé es hasta qué punto podrías lucrar con esta nueva versión sin tener que compartir los ingresos obtenidos con el primer autor.

    La licencia de creative Commons que saqué para mis blogs admite la reproducción de la obra original pero no su reedición ni su comercialización. En la práctica no sirve de nada: han retocado posts de Espectadores para sostener la postura contraria a la original y, sin mi consentimiento, han republicado otros en espacios que generan ingresos por publicidad.

    ¿Por qué sigo usándola? Porque, a mi juicio, ponen (más) en evidencia la contravención… y la necesidad de alguna reglamentación que proteja la propiedad intelectual en Internet.

  3. Bueno, podés usarla porque sí, es una declaración de principios o una especie de manifiesto (supongo) y eso también vale.
    Entiendo que es algo que está está por fuera de la ley de cada país, es así? Como un movimiento (virtual?) que promueve una idea diferente del derecho de autor?

  4. Digámoslo al revés, Aberel: el vacío legal afecta, en mayor o menor medida, a todos los países. En varias ocasiones, los intentos por proteger los derechos de autor en Internet fueron considerados un atentado contra la libertad de circulación de contenido que hace a la (buena) prensa de Internet.

    Yo estoy a favor de la libre difusión y del libre intercambio de contenido en la Web, pero siempre con la condición de (si me permitís retomar el célebre dicho) reconocerle al César lo que es del César, y de no lucrar con trabajo ajeno (o al menos de compartir los ingresos con el autor del texto original).

  5. Uy, querida María, desde Pateando Piedras nos damos por aludidos. Ahora mismo, por cierto, y a propósito del ACTA estamos tocando mucho estos temas del copyright vs. creative commons. Qué bueno que nos pusiste en la lista de los no-tan-malos! Quisieramos puntualizar, sin embargo, que aunque es cierto que tomamos prestado parte de nuestro contenido de otros blogs y no pagamos por ello (siempre pedimos permiso, eso sí), también generamos contenido propio (ahora mismo andamos más o menos en 50-50 de contenido prestado vs. contenido propio) que liberamos bajo la misma licencia crative commons para que otros puedan retomarlo a su vez y de esta manera creemos tomar de la web tanto como le proporcionamos. Pedimos contenido ajeno porque:
    1)No tenemos físicamente tiempo para producir tantos artículos diarios de buena calidad
    2)Nos gusta contar con otros puntos de vista interesantes (¡no somos expertos en todo!)

    En cuanto al dinero, supongo que se podría decir que lucramos porque es cierto que ingresamos algún dinero, cifras muy bajas que apenas alcanzan para pagar el servidor (y somos varios trabajando a tiempo completo en ello, así que figúrate los resultados económicos…). La verdad es que no lo hacemos por dinero (si fuese por eso, hace tiempo que habríamos plegado velas). Somos también maniáticamente selectivos con los textos externos que publicamos, pues no buscamos solo “rellenar” de contenido la página, ni mucho menos, sino poner en ella textos e imágenes verdaderamente interesantes…no sé si lo conseguimos siempre, pero esa es la intención por lo menos.

    En nuestra sección “acerca de” se puede encontrar un compendio de las razones por las que existimos (o tratamos de). Pero te confesamos que entre nuestros planes está ingresar más dinero para poder, precisamente, pagar a nuestros colaboradores (y pagarnos a nosotros mismos!) algún día. ¡Ojalá ese día llegue pronto! Te aseguro, María -y aunque suene trillado y tópico- que esa es una de nuestras prioridades.

    Sin embargo, tienes razón en que los posts se roban en internet muy fácilmente. Estamos conscientes, de hecho a nosotros también nos pasa y nos enoja. No nos enoja que nos publiquen en páginas que generan ingresos, pero nos parece de cortesía mínima POR LO MENOS citar al autor (y si es posible linkearlo y añadir algunas palabras sobre quién es para darle la publicidad que le corresponde). Y sabemos que hay quien usa el copyleft de mala fe (son los menos, en nuestra experiencia, pero los hay), pero aún así lo defendemos porque creemos que el copyright es demasiado restrictivo y sobretodo se emplea muchas veces de manera excesivamente punitiva, y nos parece que la cultura y el acceso a la información van por delante del dinero (del nuestro también, naturalmente, no solo del de los demás).

    Pero aún así, tienes razón, los ingresos deben ser compartidos con los autores, y esperamos poder compartirlos pronto con ustedes y con el resto de nuestros colaboradores que cooperan de buena fe prestándonos su contenido (ahora mismo lamentablemente no podemos hacerlo…porque mas bien se arriesgarían a compartir deudas!)

    En cualquier caso aprovechamos para mandarles saludos a los dos autores. Haciendo uso del generos permiso que nos concedieron, y si no les parece mal, publicaremos este artículo, llamémosle a modo de autocrítica 😀

    Saludos desde México,
    Laura [Pateando Piedras]

  6. Estimada Laura, muchas gracias por tu comment.

    Otra vez debo decir que estoy a favor de la libre circulación de contenido en la Web. Si acepté las propuestas de Pateando Piedras y Paperblog, es porque entiendo que estos sitios son emprendimientos con contenido propio y respetuosos del trabajo ajeno (es cierto que, además de pedir permiso para replicar posts, ambos presentan a los autores seleccionados).

    Seguro, los ingresos por publicidad online son escasos y cuesta compartirlos. Pero celebro que exista la intención, y que ocupe un lugar prioritario en las metas de Pateando Piedras.

    Un abrazo desde Buenos Aires, y gracias de nuevo por tu intervención.

  7. Hola, buscando información sobre el copyright llegué a tu página.
    Muy interesante el escrito sobre la apropiación de indebida de contenidos de INTERNET.
    Mi pregunta es: ¿El hecho de publicar un escrito en la web acredita autoría? En caso de demostrarse que es la primera fecha de publicación.
    Me pesó algo parecido a lo que comentan: Descubrí que un cuento mío, ” El caso Bebilaqua” se había publicado dos años atrás en la revista de ciencia ficción Húngara GALAKTIKA. Bueno, no quiero ser pesado, me contacté con ellos y me enviaron dos copias de la revista.
    Cordiales saludos.
    Arnaldo

    Yo vivo en la argentina

  8. Según el texto linkeado en la introducción de este post (vuelvo a linkearlo acá), “el autor adquiere todos los derechos sobre una obra desde el mismo momento en que ésta es creada, independientemente de que la registre o no. Y esto afecta también a todos los recursos que en distintos formatos se publican en la web (artículos, documentos, animaciones, sonidos)”.

    Es posible demostrar la primera fecha de publicación; también es fácil fraguarla.

    Causa gracia que, ¿a modo de reparación?, quienes se apropiaron de tu cuento te hayan mandado dos ejemplares de su revista, Arnaldo. La anécdota ilustra cuán depreciados están los derechos de autor.

    Saludos, y gracias por tu comentario.

  9. Siempre estuve a favor de la libre difusion y fui una de las primeras en oponerse a la SOPA Y ACTA. Y eso que tengo blogs y posteo mis trabajos por internet y descubri que muchos cuentos mios postearon en otros blogs. A veces me avisan y otras no. Lo que me parece que esta mal es que usen tus trabajos sin mencionar las fuentes. Al menos unos cuantos pusieron mi nombre o nick, lo cual les agradezco por la sinceridad. Otros, en cambio, no lo especifican. Lo que hago es por ocio y amor al arte y porque quiero que todos vean lo que hago. Cuando quiera obtener ingresos con eso, entonces consultare con todas las normas posible. Es bueno conocer estos temas e informarse de a poco, saludos 😉

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s