Homenaje a Paco Ibáñez

Por Jorge Gómez
—————————-

El 3 y 4 de septiembre, Paco Ibáñez se presentará en el Teatro Coliseo. Yo difícilmente concurra, porque no conozco a nadie interesado en acompañarme a ver a un cantante español anciano, antifascista y casi desconocido. Aún así me permito recomendar el próximo recital de un artista que durante toda su vida defendió con su cuerpo las ideas que cantó. Un músico que les puso melodía a las mejores poesías escritas en su tierra, y que no modificó un milímetro su posición a pesar de haber sido atacado, perseguido y censurado.

Conocí a don Paco cuando yo aún no había cumplido ni 18 años. Fue en un recital en el Luna Park, junto a Daniel Viglietti, Nacha Guevara, Soledad Bravo y algún otro artista que hoy no recuerdo.

Corrían los años ’70. Nosotros éramos cuatro pibes de Castelar politizados y (descubro ahora) extremadamente románticos e idealistas.

Ibáñez me deslumbró con su figura de juglar y sus versos combativos. Miles de espectadores, muchos de ellos militantes revolucionarios, ovacionamos «Soldadito boliviano», «A galopar», «La Mala Reputación», entre tantas otras canciones. Yo escuché por primera vez «Palabras para Julia«, poesía de Juan Goytisolo que me emociona desde entonces.

No volví a ver a este trovador. La dictadura y la vida movieron la historia, y ni siquiera puedo reecontrarme con mis compañeros de ese viaje en el Sarmiento y el subte. El Tano está en una clínica de recuperación de no sabemos qué; Luisito murió hace bastante (me avisaron por mail el Día del Amigo) y Enrique dejó de hablarme porque la estupidez humana no tiene límites.

Luchador por la libertad y la independencia de los artistas, Paco Ibáñez considera que mezclarse con el poder contamina su arte. Por eso rechazó diversos premios otrogados por funcionarios de cultura de España y Francia, actitud merecedora de nuestra atención.

Pero además de su compromiso ético, ideológico, político, cabe destacar su refinamiento a la hora de difundir la más bella poesía en español, francés y catalán. Así lo entenderán quienes asistan a la cita del Coliseo, y descubran a un hombre íntegro que emociona y mejora la vida.

—————————————–
PD. Recomiendo leer esta entrevista.