La mentira original

La mentira original corre serios riesgos de dislusionar a los admiradores de Ricky Gervais o, mejor dicho, a los fans de The office (versión original) y Extras. Da la sensación de que el comediante inglés escribió su primera película -aquí recién estrenada en DVD- en función del gusto norteamericano, menos afecto a la ironía british que a las historias con final feliz y moraleja. El resultado es apenas una variante de otra fábula (típica hollywoodense) sobre engaño y verdad.

En Mentiroso, mentiroso, Jim Carrey encarna a un abogado inescrupuloso cuyo pequeño hijo lo castiga con el hechizo de decir “the truth and nothing but the truth”. La mentira desaparece durante 24 horas, tiempo suficiente para reconciliar al protagonista con su profesión y su familia.

Doce años después, The invention of lying propone un mundo igual al nuestro, al menos con las mismas desigualdades y miserias. La gran diferencia radica en que sus habitantes nunca faltan a la verdad ni reconocen la mentira. Para acentuar la idea, las criaturas de Gervais -incluido su Mark Bellison- no saben siquiera ocultar pensamientos.

El sincericidio es quizás el primer subrayado de un guión que busca explicitar las intenciones de crítica irreverente. A una sociedad individualista que premia la estética (Rob Lowe y Jennifer Garner encarnan la versión mala-buena de este vicio). Al invento de un dios y una religión como engaños mayores, padre y madre de varias desgracias humanas.

En La mentira original nos topamos con escenas que el propio Gervais habría parodiado en Extras. Por ejemplo, aquélla en la que Mark reconforta a su madre moribunda y luego llora el deceso inevitable.

La participación de actores conocidos (Philip Seymour Hoffman, Edward Norton, Jason Bateman, Jonah Hill además de Garner y Lowe) y del mismísimo Stephen Merchant (co-guionista de The office y Extras, y encarnación del representante de Andy Millman) no sólo deja de ser ocurrente. Tampoco alcanza para compensar los lugares comunes de una fábula demagógica.  

A diferencia de Benny Hill, Gervais abandona las cualidades del humor británico para complacer a los espectadores de su país de adopción. Así, un poco como Kenneth Branagh, Anthony Hopkins y Tim Roth, Ricky se convierte en otro inglés al servicio de Hollywoodland.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

4 respuestas a “La mentira original

  1. Realmente el enfoque dado por éste artículo demuestra la poca instrucción y bagaje cultural del autor. Se ocupa de cuestiones secundarias sin recabar en el hondo significado que el director ha dado a sus películas, en particular The Office y ésta, en crítica. No realiza una concreta observación de las partes esenciales de la película. No va más allá en lo que quiso decir el director, y ni hablar de todas las sugerencias que desliza en muchísimas escenas. Éste film contiene situaciones que, analizadas filosófica mente, pueden hacer pensar al espectador en un sentido más racional y amplio. Lamentable comentario de quien de seguro no presta atención al hondo significado del tema que aborda. La poca popularidad que tuvo y su casi nula difusión confirma que el público americano no está preparado para éste contenido, lo que no sorprende por cierto, dada las características consumista de aquél.

  2. Años de actividad blogger y siempre me llama la atención cómo la mayoría de quienes discrepan con alguna reseña que publico prefieren descalificarme antes que argumentar a favor de su propia interpretación de la película. En tu caso, Mario, te permitís denostar mi “instrucción” y “bagaje cultural”, basándote en un solo texto (impresionante capacidad de evaluación que en realidad no se basa en lo que escribí sino en tu disgusto ante el desacuerdo).

    Cuando te referís a La mentira original, no hacés más que enumerar lugares comunes: “hondo significado” (señalado dos veces); “todas las sugerencias que (el director) desliza en muchísimas escenas”; “situaciones que pueden hacer pensar al espectador”. El único argumento más o menos concreto es la indiferencia del público norteamericano, que evidentemente vos interpretás como variable indiscutible de calidad.

    Mi reseña gira en torno a la falta de originalidad que creí percibir en el film de Gervais, y en la sospecha de que el realizador británico hizo concesiones pensando en el espectador estadounidense promedio (que la estrategia le haya salido mal hace -me parece- a otra cuestión). Para mí es una pena, primero, porque Gervais sabe hacer mejores cosas y, segundo, porque el juego entre mentira y verdad siempre es apasionante y en este caso fue desaprovechado.

    Porque no te conozco personalmente y porque te leo recién ahora, no me siento en condiciones de evaluar tu nivel de instrucción y tu cultura general, Mario. Sí, en cambio, me permito volver a señalar cuán llamativa es la costumbre de descalificar en tanto expresión de disenso.

    Que tengas un buen sábado.

  3. En realidad a mi me parece una buena película y punto. Y tal vez es porque logro entender lo que el autor quiere expresar. En muchos casos relacione ciertos momentos de la pélicula con la vida real, y si tienen validez. Yo le daría un 10+ al autor, es una de las pocas películas que me gusta, después de Submarine y obviamente “El señor de los anillos” jajaja. GRACIAS!

  4. A mí me gustó la película y esperaba el final feliz. Pero la verdad, cuando se dio ese final feliz, me sentí un poquito desilusionado, por eso entiendo el punto de vista del crítico. A veces los llamados lugares comunes son esperados por el público, como que el protagonista se quede con la chica que ama. Pero fuera de las concesiones que remarca el crítico, me pareció que la película tiene lo suyo y que merece ser vista. Para mí tiene un 7. Lo que es mucho frente a tantas películas llenas de explosiones, presupuestos gigantezcos y efectos especiales que desilusionan.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s