Sobre la derrota y la victoria

Por Jorge Gómez
—————————-

Siempre es bueno estar con los amigos. En la victoria, para festejar y abrazarse. Y en el triste tiempo de la derrota –más que antes– para mitigar la tristeza.

Nos juntamos con la gente que queremos, no con los ganadores. Y no despreciamos a los perdedores, sino a los ingratos, a los desleales, a los que estuvieron con nosotros sólo para las fiestas.

Cuando el público brasileño recibe a su selección de fútbol derrotada con indiferencia e insultos, da un mensaje sobre estas cuestiones. Y cuando 20.000 personas se juntan para darle cariño al equipo perdedor de Diego Maradona, el mensaje es otro.

Parte de nosotros elegimos ser leales y abrazar a nuestros deportistas para, entre todos, mitigar el dolor. Para que a todos nos quede claro que, como dice el cantito de cancha, “a Argentina la quiero y la vengo a alentar en las buenas, y en las malas mucho más”.

Sabemos que perdimos por mucho, que defendimos mal, que nuestro técnico no es el mejor del mundo y dice malas palabras en las conferencias de prensa. Pero –a ver si lo entienden, burócratas de la victoria– ésos son nuestros colores y nosotros formamos parte de ese equipo. Nos quedamos allí, con los perdedores, tristes y abrazados, soñando con futuras victorias.

Un comentario final. Mañana juega la selección uruguaya contra Holanda, y nosotros vamos a estar con la celeste, naturalmente. Todo el mundo sabe que probablemente los holandeses le ganarán a Uruguay, pero a nosotros (otra vez) no nos importa nada.

El paisito ha llegado hasta allí a fuerza de garra charrúa y penales, y ahora queremos que gane la final. Como dicen sus habitantes, “que no ni no“.

10 thoughts on “Sobre la derrota y la victoria

  1. Ay María, me has dejado totalmente conmovida. Qué belleza tus palabras, tan ciertas y tan sentidas.

    Toda Argentina tiene miles de razones para sentirse orgullosa. Y si hablar de ganadores nos vamos, no es nada despreciable llegar hasta cuartos de final 😉

  2. Como dijo opi (Herida de Paris) por ahí: hay belleza también en la derrota, hay solidaridad, hay abrazos sentidos. Mejor quedarse con eso, aunque a mí me sorprendió tanta gente en Ezeiza. Se ve que la pasión del fútbol no me cala tan hondo.
    !Ojalá gane Uruguay!

  3. Tengo la necesidad de disentir: Por un lado, este tipo de “aguante” es el que ayuda a no progresar y tropezar con las mismas piedras, una y otra vez.

    Pd: Quizás me falte corazón latinoamericano, pero luego de ver jugar a Alemania (y porque no a Holanda) me gustaría que la copa se la lleve alguno de estos dos equipos y no otro que pasa lastimosamente por penales.

    Saludos!

  4. Pati,
    gracias. Sobre la autoría del post, de alguna forma todas las cosas buenas de este blog le pertenecen a María.

    Estrella,
    el tema de los temas , para mi, es que esa multitud no estuvo formada por fanas del futbol (que suelen mirar de reojo a la seleccion) sinò por ciudadanos conmovidos y agradecidos. Familias que habían disfrutado durante días del espectaculo dado y sintieron que tenían que estar allí.

    Youth
    Sí. Disentimos. Tal vez estemos mirando cosas distintas.
    Saludos

  5. Qué pena, Jorge… creo que tus palabras me conmovieron tanto que olvidé mirar de quién venían. Pero te reitero el mensaje con cariño. Un abrazo.

  6. Si se hubiera reunido una multitud en el obelisco para festejar (?), probablemente yo hubiera sentido la misma extrañeza que comenta Estrella e incluso coincidiría con la primera reflexión de Youth. Pero no fue esto lo que pasó; no fue la reacción necia de festejar porque sí, más para descargar adrenalina (y otras cosas) contenidas que por causas más genuinas. Esto fue un grupo de gente que decidió acercarse a recibir a Diego y al equipo para manifestarle su apoyo y solidaridad en la derrota, pero también, su agradecimiento por los buenos momentos que nos dieron. Porque aunque no hayan vuelto con el máximo galardón, tampoco es que hicieron un papel vergonzoso como muchos pronosticaban (“no pasan la primera ronda”). A mí me sorprendió y alegró mucho esa bienvenida. Tan mal no estamos, pensé.
    Y también, como Jorge, deseo que gane el paisito. Será que estamos mirando las mismas cosas, ¿no? Muy lindo post.

  7. ¿Qué es mirar la misma cosa? Desear que gane un equipo que tuvo suerte para llegar hasta allí (¿alguien realmente vio los partidos de la celeste contra Corea y Ghana?)
    Pregunto: Mirar la misma cosa sería desearle la victoria a los equipos limitados que pocas veces proponen un buen juego? Y deserles mala fortuna a quienes proponen, arriesgan, e intentan superar el pobre nivel futbolístico? ¿Son equipos de fútbol o naciones (nacionalistas) las que participan en el mundial.

    Aclaración: Hoy no pude ver el partido contra los holandeses. Por lo que oí, hicieron un papel más que digno. Así que hablo por sus dos actuaciones anteriores.

  8. Youth
    Sí, claro. Estamos de acuerdo acerca de lo que es “mirar distintas cosas”. Entre el buen funcionamiento de los holandeses y el fervor desordenado de los uruguayos yo elijo al equipo que es capaz de emocionarme, al que siento cerca de mí. Y no es necesario que aparezcan los refutadores de leyendas a explicarme que los esforzados orientales son futbolisticamente inferiores al resto de los semifinalistas.

    Ya me di cuenta. Y no me importa nada.

    Por eso en el fobal existen las hinchadas que siguen las camisetas, independientemente de los jugadores, el sistema de juego, los resultados. Si no fuera así , si hubiera alguna lògica ligada a la estética, el publico disfrutaría las buenas jugadas a pesar del triunfo o la derrota de su equipo favorito. Yo pertenezco a la amplia mayoría a la que eso no le pasa nunca: Puedo reconocer el buen juego alemàn (y putear en mil idiomas los errores del Diego) , pero sufro con el 4 a 0, y siento que debo estar con mis colores sobre todo en las malas, igual que todas las hinchadas.

    En este marco de análisis quería que los uruguayos le ganaran a Holanda (aunque sea para que Máxima Zorriagueta deje de saltar) y quiero – contra toda lógica – que le ganen a Alemania.

    ¿Es el triunfo del mal futbol?

    Ya dije que no me importa. Quiero emocionarme, gritar “vamo la celeste carajo “, escuchar mil veces las historias del maracanazo , poner en Internet las radios uruguayas y reirme con estos tipos que no se puede creeer la suerte que han tenido.

    Bueno, son miradas. Abrazos

  9. Muy bueno tu post, yo me senti orgullosa de mis compatriotas, hay que saber perder sobre todo porque solo se trata de un juego. Saludos tía Elsa.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s