Matrimonio gay: corazonada y catarsis

Por Jorge Gómez
—————————-

Aunque los medios sugieran o sostengan que son más las voces en contra que a favor del matrimonio gay, algunos creemos que el Senado terminará aprobando el proyecto de ley promulgado por Diputados. Esta corazonada se basa en tres hipótesis. La primera: al Gobierno nacional le gusta enfrentarse con la Iglesia, entre otras razones porque supone que así podrá recuperar la adhesión de los (ahora distanciados) psicobolches progresistas. La segunda: el tema no le interesa al grueso de la población. La tercera: los detractores de la iniciativa no tienen mayor poder de convicción.

Para el kirchnerismo, reivindicar los derechos de ciudadanos homosexuales es otro gesto simbólico, como descolgar el retrato de Videla del Colegio Militar o inaugurar el Museo de la Memoria en la ESMA. Sin dudas, estas batallas de bajo costo y alta exposición mediática les encantan a Néstor y Cristina.

Desde la misma perspectiva optimista, reconocerles a los homosexuales el derecho a adoptar causará menos escándalo del que hacen los activistas determinados a “no negociar”. Por un lado, no es necesario estar casado para ser candidato apto y, por otro lado, los funcionarios de los juzgados y las visitadoras sociales seguirán eligiendo a las familias que más les gustan.

Imaginemos el caso de una pareja de lesbianas profesionales, con trabajos estables, poder adquisitivo digno y a cargo de la crianza de los hijos de una de ellas. Es probable que, ahora mismo, aún sin el respaldo de la ley que los senadores debaten, una de estas mujeres pueda proponer su candidatura con muchas chances de conquistar al juez de turno.

Aunque parezca mentira, varios “Su Señoría” caerían rendidos ante la condición económica, familiar y universitaria de la postulante imaginaria, y la favorecerían por encima de un matrimonio pobre del conurbano. Ante la disyuntiva, importan poco la heterosexualidad de esos esposos y la eventual presentación de una libreta expedida por el Registro Civil.

Obviamente las lesbianas mencionadas no podrían adoptar como pareja, ni darle al niño concedido los dos apellidos, ni tantas otras cuestiones. Insistimos: la intención de estos párrafos es señalar que el matrimonio no es requisito indispensable para obtener la guarda de una criatura.

Por otra parte, aunque se case con una mujer y por Iglesia, Pepito Cibrián no conseguirá adoptar si sigue llorando ante las cámaras de televisión y diciendo que quiere salvar a un chico de la miseria y el abandono infligidos por su madre biológica. Los jueces eligirán a gente más tranquila, más parecida a ellos, criterios que mantienen desde siempre.

Por favor, sepan disculpar la desprolijidad del presente post. Éste es apenas un ejercicio de catarsis con el que pueden identificarse quienes también estén hartos, tanto de los malvados fundamentalistas anti matrimonio gay, como de los buenos homosexuales que hablan tanto-y-tanto-y-tanto.

12 thoughts on “Matrimonio gay: corazonada y catarsis

  1. Los medios deben influenciarme bastante, Jorge, porque dudo mucho de la decisión que el Senado vaya a tomar el próximo 14 de julio. Incluso paso del escepticismo al pesmismo cuando, a los artículos y programas que pronostican la conformación de una mayoría parlamentaria “en contra”, les sumo retazos de experiencia personal y el descubrimiento de espacios web como el blog de Cynthia Hotton (linkeado en tu post), sitios varios y páginas facebookianas.

    Es cierto que el tema le resbala a una parte importante de la población; de lo que no estoy tan segura es del poco poder que tienen los detractores de la iniciativa. Temo que la indiferencia generalizada se convierta en bocadillo fácil para los impulsores de la campaña mediática que lidera un diario como La Nación, y temo que los senadores confundan la cobertura de declaraciones, solicitadas y manifestaciones por la intachable familia tradicional como expresión de una “opinión pública” que no deben traicionar.

    Otro factor que me preocupa es el hecho de que muchos senadores responden a los intereses y a la ideología de la clase alta provinciana. En pocas palabras, el slogan “Dios, Patria y Hogar” resume la mentalidad de estos legisladores.

    Por último, mi crítica hacia la comunidad gay apunta menos al histrionismo de un Pepito Cibrián que a la responsablidad que les cabe a muchos ciudadanos homosexuales por la conformación de una oposición parlamentaria con raíces ideológicas en el medioevo. Es una pena que, en las elecciones legislativas del 28.06.09, su furia anti-K les haya impedido anticipar que esa oposición jamás los representaría (mucho menos reivindicaría sus derechos) en el Congreso.

    Sospecho que hoy más de un gay reza por que tanto antikirchnerismo no termine jugándole en contra.

  2. No paran de llegarme cadenas de mails invítandome a luchar en contra del matrimonio gay. Lo peor es que me las manda gente de mi edad (25)

    Los argumentos que se utilizan en contra del matrimonio gay me resultan dolorosos, en algún punto. Soy hija de divorciados, mi papá no está en el país. Y todos esos argumentos sobre la familia tradicional, el “único” modo de familia posible, invalidan casi todas las formas de familia que de hecho existen en la vida real.

  3. Me gustaría saber qué porcentaje tenemos de “familia tradicional” hoy en día. Es como vivir en un librito de cuentos.
    Yo estoy seguro de que somos muchos más los que estamos a favor que en contra, pero es cierto, las campañas, las cadenas de mails, etc, hacen mucho ruido y nos dejan la sensación de que todos opinan así.

  4. Sería triste que esta ley no saliera, pues remarcaría lo retrógrada que es nuestra sociedad.

    Este debate me retrotrae a inicios de 1986, cuando la que estaba en plena discusión era la Ley de Divorcio. Los disparates y mezquindades que supe escuchar por aquellos tiempos, fueron tan descabellados y con justificaciones tan desubicadas como las que ahora mencionan los “ultra-super-archi-defensores de la familia con justificaciones idiotas, cuasi fachistoides” .

    ¿En qué podría perjudicar a la sociedad que la gente puede gozar de iguales derechos, así como deben tolerar iguales deberes y obligaciones?

    ¿Acaso fantasean con que se los obligue a “homosexualizarse” o “lesbianizarse”?…

    ¿Y sobre adoptar? pero ¡¡¡si ya lo puede hacer quien lo desee y esté en condiciones!!!… Pero ¿cuál es el temor de esta gente?, acaso todos los homosexuales, lesbianas, trans, etc ¿no provienen de familias heterosexuales?

    La ignorancia y desinformación, pueden hacer estragos!!

    Aquellos que más se oponen a esta ley, son los que más le temen a su propio interior, tal vez estén dudado de su propia sexualidad…

    Saludos!

  5. La candorosa, yo le sacaría el “cuasi” al adjetivo “fachistoides”… 🙄

    PD. ¿Las estadísticas de Espectadores serán otro reflejo de nuestra opinión pública?

    Estadísticas del 2 de julio.

  6. A mi me parece – igual que con el divorcio – que la Iglesia es una corporacion con la que la politica (los poderes constituidos legalmente) pueden confrontar con posibilidades de imponerse sin demasiado esfuerzo y con gran repercusion mediatica. En los últimos años Kirchner despidiò al vicario castrense como si fuera un empleado cualquiera , Macri soportó tranquilamente un reto de Bergoglio por el casamiento gay (no le costó nada: Bergoglio no puede dañarlo) , se anulan los Tedeum de Plaza de Mayo en las fiestas patrias , hay union civil entre personas del mismo sexo en Buenos Aires y media sancion en diputados al casamiento sin que la tan temida Iglesia haya logrado articular alguna respuesta fuera de las intervenciones en los programas de TV de la diputada macrista Cynthia Hotton (¡Que ni siquiera es catolica!)

    ¿Las burguesias provinciales catolicas, derechistas, conservadoras?
    Veremos. Estan asistiendo en estos días a la reapertura de juicios por DDHH a ancianos militares que forman parte de sus filas, escandalizados pero sin abrir la conservadora y católica boquita.

    En fin, veremos. Se trata de una legislacion de vanguardia en América que el kirchnerismo (me parece a mi) solo deja correr para demostrar su poder contra un enemigo que no lo tiene pero parece que lo tuviera. Yo solo hago pronosticos inofensivos y preparo el traje para las fiestas de casamiento a las que puedan invitarme.

  7. Ojalá creciéramos y aceptáramos. No tenemos que ser todos iguales, ni opinar exáctamente lo mismo. Ojalá pudiéramos ser libres y adultos como sociedad.

    Prefiero ser optimista. Esperemos que la etapa adolescente pase pronto!

  8. Amigo Adivinador

    Creo que a los activistas no se les puede pedir mesura. Su objetivo consiste en modificar una realidad que perjudica los intereses que defienden. Es una tarea militante que requiere de bajada de línea y de trazo grueso.

    Confieso que Hebe de Bonafini me fastidia. Pero creo que su prédica maniquea ayudó a mantener vigente el reclamo sobre la investigación y juicio del terrorismo de Estado, durante la noche neoliberal de los ´90.

    Pasa algo parecido con cierta militancia pro matrimonio gay que parece fastidiarte como me fastidia Hebe.

    Pero así como Hebe solo me fastidia, los que apoyan la amnistía a los crímenes de Estado (que suelen ser los mismos que quieren que las FFAA se ocupen de seguridad interior o piden que se reprima la protesta social a menos que los manifestantes se desplacen en 4×4) me preocupan.

    Acuerdo con vos en que el kirchnerismo suele necesitar un enemigo que lo ayude a consolidar su propio ¨relato¨, a cerrar filas, pero no es solo una obsesión K, también lo hace la oposición. Aunque la particularidad del oficialismo es elegir a la iglesia en lugar del ¨clientelismo¨, los sindicatos, los piqueteros o los negrobola que se gastan todo en tetra.

    Pese a ser un ultrakirchnerista a sueldo, admito que me gustaría que fueran más allá. Que el presidente deje de participar en el Te Deum, no solo que modifique su ubicación. Que elimine la nefasta institución de la vicaría castrense, no solo al vicario. Que se eliminen las apariciones de la vírgen en las dependencias públicas, esas que hacen que no sintamos místicos aún siendo agnósticos, y los crucifijos de los colegios, hospitales o los tribunales.

    Pero por anticlerical me fui del tema…

    Un abrazo,
    r.

  9. Cecilia,
    supongo que así será. Saludos.

    Rinconete
    La verdad es que el que me molesta es Pepito Cibriàn ofrecièndose como padre adoptante “si aprueban la ley”. Tan emocionado, tan contundente, tan lloroso, tan bien habla y tan bueno es. Me molesta mucho tanta correcciòn y amor por los niños abandonados por sus perversas madres biològicas (si se aprueba el matrimonio gay. Si no, no) , tal vez por mi avanzada edad, o porque soy padre adoptante y me parece que se mete con cosas de las que no tiene idea. Pero bueno, Pepito forma parte de los buenos en esta historia, y yo debo ser mas paciente ¿No?

    Igual, acuerdo contigo. Yo no soy un kirchnerista a sueldo (me suelen mandar un chori por pegarle a Macri de tanto en tanto, pero nada mas) y me parece que algun encarnizamiento de Kirchner con la Iglesia – sin ir mas allà en temas importantes como los subsidios que reciben, por ejemplo – tiene que ver con la construcciòn de un perfil mediatico, mas que con una genuina búsqueda de independencia política.

    Abrazos

  10. Amigo Adivinador

    Confieso que a mi también Pepito Cibrián logró, en los pocos minutos que lo escuché, fastidiarme bastante. Y la verdad es que en su caso no hay ninguna obligación de ser paciente con el fastidio.

    Podemos cambiar de canal al verlo, seguir apoyando el matrimonio gay y aplaudir cuando los senadores lo voten (o, si no se animan, cuando la Corte declare anticonstitucional impedir llevarlo a cabo).

    Un abrazo,
    r.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s