Delicias de la unión entre Alitalia y Air France

En su edición de ayer, La Nación informa sobre la unificación de las operaciones comerciales entre Air France y Alitalia. Además de anunciar la noticia, el periodista José Crettaz transcribe declaraciones del director general para las Américas de AF, Christian Herzog, en su ¿reciente? paso por Buenos Aires: «queremos consolidar una política comercial común y el trabajo conjunto». También cita a Eric Louveau, gerente general para el Cono Sur: «primero es importante trabajar juntos, agregar más valor para los clientes».

Apenas leída, la nota despierta el recuerdo de la siguiente anécdota personal.

————————————————————————-

Cuando a mediados de marzo consulto sobre la posibilidad de hacer BsAs-Roma (ida) y París-BsAs (vuelta), mi agente de viajes, profesional confiable si los hay, recomienda «la mejor alternativa desde el punto de vista económico y práctico»: partir con Alitalia y regresar con Air France. «Después de todo, son casi lo mismo», comenta para luego agregar que «hace uno o dos años, la compañía francesa asociada con la holandesa KLM compró acciones de su par italiana para salvarla de la quiebra«. El pasaje ofrecido se vende entonces como un ida-y-vuelta convencional, «como emitido por una sola entidad».

Cuando en mayo quiero cambiar mi pasaje de regreso para tomar el avión en Fiumicino y no en el Charles de Gaulle, Alitalia y Air France comparten una misma (re)accion: señalar a la otra como única responsable de tal gestión.

Por ese entonces ya en Italia, me cuesta encontrar 1) sucursales/oficinas abiertas al público en tierras romana y florentina; 2) una respuesta coherente entre los telemarketers del 0800-ALITALIA y 0800-AIRFRANCE, especialistas en pasarse la pelota sin ninguna definición. Por eso termino recalando en una simple biglietteria ubicada en el aeropuerto Amerigo Vespucci di Firenze.

Muy amable y competente, la empleada detrás de la ventanilla explica que «ahora Alitalia y Air France comparten con otras compañías este pequeño local de venta de pasajes después de haber cerrado sus sucursales». También informa, entre sorprendida y avergonzada, que «el sistema» no puede reconocer mi ticket de ida-y-vuelta, ni por lo tanto determinar si efectivamente me asiste el derecho a modificar mi regreso.

Ante tamaña irregularidad, contacto por correo electrónico a mi agente de viaje. Su respuesta me llega en cuestión de horas: a lo sumo Air France (el mail ni siquiera menciona a Alitalia) está dispuesta a modificar la fecha de retorno pero, si insisto en salir de Roma, no existe otra opción que comprarle un pasaje nuevo… a la aerolínea italiana.

————————————————————————-

Según el mencionado artículo de La Nación, el grupo Air France-KLM espera que la integración con Alitalia aumente en más del 15% la venta de pasajes en la Argentina. Ay de los nuevos clientes que confíen en las supuestas delicias -y desconozcan los límites adversos- de lo que empezó como simple «acuerdo de cooperación» y hoy se promociona como proyecto unificador.