No bombardeen Buenos Aires (otra vez)

Los ghurkas siguen avanzando
los viejos siguen en T.V.
los jefes de los chicos
toman whisky con los ricos
mientras los obreros hacen masa
en la Plaza como aquella vez
como aquella vez”.

En estos versos de “No bombardeen Buenos Aires“, Charly García les pide piedad a los ingleses en plena Guerra de Malvinas, y de paso recuerda la movilización obrera y sindical que -el 17 de octubre de 1945 y desde la siempre politizada Plaza de Mayo– exigió la liberación del entonces secretario de Trabajo Juan Perón (¿el ave fénix de nuestro rock nacional habrá querido compararla, para bien, con la jornada de protesta del 30 de marzo de 1982 o, para mal, con la manifestación de apoyo organizada cinco días después?).

La mención de aquella concentración que el peronismo/justicialismo convirtió en hito forjador de un Día de la Lealtad desencadena otro recuerdo: el de aquel 16 de junio de 1955, cuando cientos de civiles desprevenidos fueron muertos y heridos por las bombas que aviones pertenecientes a la Marina Naval Argentina arrojaron en Plaza de Mayo con la intención de derrocar al gobierno del entonces Presidente Perón.

Hoy se cumplen 55 años desde el ataque aéreo que anticipó el rol de la Armada no sólo en la llamada Revolución Libertadora sino en las gestas totalitarias que vendrían después, incluido el golpe militar de 1976. De ahí el fenómeno de herencia ideológica que vincula al Almirante Isaac Rojas con el Almirante Emilio Eduardo Massera.

De ahí la necesidad de conmemorar otro aniversario redondo que nos invita a analizar nuestro pasado (en este caso reciente) y a velar por nuestro presente (para que, parafraseando al gran Charly, no nos bombardeen… otra vez).

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

10 thoughts on “No bombardeen Buenos Aires (otra vez)

  1. No es casual que pocos medios recuerden lo sucedido hace 55 años, pues por aquel entonces, eran funcionales a los que bombardeaban… casualmente.
    Hoy, como no podía ser de otra manera, siguen siéndolo, disfrazaditos de: “somos TAAAAN democráticos”…

    El ejercicio de la memoria es saludable, para saber que un buen presente y un mejor futuro, solo se edifica sobre bases firmes, sin vicios de “olvido”.

    Abrazo!

  2. Nuestra historia y nuestro periodismo, Alberto
    Curiosamente (o no), son pocos los diarios que hoy recuerdan lo sucedido 55 años atrás. Al menos en lo que va de la jornada, no encuentro ninguna mención en Clarín, La Nación ni en otros periódicos de circulación nacional.
    Gracias a vos por tu(s) comentario(s).

    La candorosa, no podría haberlo dicho mejor. Abrazo para vos.

  3. La masacre que mencionás, María, fue la mayor de la historia argentina. NI Ezeiza, ni la Amia, ni la Semana Trágica, ni Cromagnón , ni nada puede compararse con los centenares de civiles (¿300, 500 ?) que murieron el 16 de junio por el bombardeo indiscriminado de la aviación naval .

    El tema es bien interesante porque cuestiona la validez de los relatos históricos que consumimos. Una barbaridad semejante ha sido borrada de la historia del país, y suele recordarse mucho más la quema de iglesias que se produjo a la noche, que las pilas de cadáveres amontonados en la Plaza de Mayo. Sin embargo, el episodio del bombardeo – aplaudido y justificado por amplios sectores de la población – explica y cierra armonicamente con los mas de 20 años de violencia posteriores. Si un grupo de funcionarios públicos pudo bombardear a miles de civiles desarmados, matar a y herir a varios centenares y salir indemne para la ley y para la historia, todo parece estar justificado

    Fue un acto de terrorismo como nunca antes ni después se vio en Argentina, y me gusta mucho que lo recuerdes, María

  4. Algunos relatos contabilizan 308 muertos, Jorge, pero ante la discrepancia entre fuentes, quizás convenga hablar de “cientos” de víctimas fatales y heridos. De todos modos, aquí las cantidades importan menos que 1) la ejecución de una “masacre” como bien señalás, 2) la demostración de impunidad por parte de los responsables de este acto terrorista, 3) la condición de antecedente histórico de lo que vino después.

    En contra del olvido que imponen muchos historiadores y los grandes medios de comunicación, creo que los argentinos tenemos el deber moral de recordar/repudiar el bombardeo del 16 de junio’ 55 en adhesión a un Nunca Más que, por razones obvias, debe extenderse más allá de lo ocurrido entre 1976 y 1983.

  5. Vamos a ver si el BloguerKirchnerismo banana (peronismo para ser licuado) mañana recuerda el 16 de junio.

    Acerca de los muertos , en el hall de la CGT hay una lista recordatoria de 279 personas…En todos los casos es la masacre mas grande de la historia argentina, y nadie la cuenta.

  6. No se la recuerda porque incómoda,porque no posibilita la morbosidad sino el duelo y la necesidad del alerta.No se la recuerda porque la protagonizaron los uniformados que siempre cuentan con la simpatia nacional. Claro que fue una masacre, pero esos muertos no ingresan en ningún partidismo, no son útiles políticamente.Exceptuando una lectura política nacional.

  7. Qué hallazgo, Jorge. Me pregunto si puede esperarse otra cosa de un alvearista.

    Por otra parte, cuento pocos los radicales que reconocen su parte de responsabilidad ideológica en el bombardeo a Plaza de Mayo. Será más o menos la misma cantidad que hacen mea culpa cuando se habla de los fusilamientos en la Patagonia en tiempos de gobierno yirigoyenista.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s