Sí al matrimonio entre raros

Ésta es una carta anónima que circula por Internet, y que el diario Página/12 publicó ayer en su suplemento dominical. Aunque no acostumbra a refritar material que ya figura online, Espectadores se permite una excepción a modo de apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo.

———————————————–

Estoy completamente a favor de permitir el matrimonio entre católicos. Me parece una injusticia y un error tratar de impedírselo.

El catolicismo no es una enfermedad. Los católicos, pese a que a muchos no les gusten o les parezcan extraños, son personas normales y deben poseer los mismos derechos que los demás, como si fueran, por ejemplo, informáticos u homosexuales.

Soy consciente de que muchos comportamientos y rasgos de carácter de las personas católicas, como su actitud casi enfermiza hacia el sexo, pueden parecernos extraños a los demás. Sé que incluso, a veces, podrían esgrimirse argumentos de salubridad pública, como su peligroso y deliberado rechazo a los preservativos. Sé también que muchas de sus costumbres, como la exhibición pública de imágenes de torturados, pueden incomodar a algunos. Pero esto, además de ser más una imagen mediática que una realidad, no es razón para impedirles el ejercicio del matrimonio.

Clic aquí para seguir leyendo.

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

10 thoughts on “Sí al matrimonio entre raros

  1. Yo también recibí ese texto en una cadena de mails.
    Quiero aclarar que, a contramano de todas las posturas, yo estoy en contra del matrimonio, en cualquiera de sus variantes. 😛

  2. Aberel, algo de razón tenés…el otro día nos reíamos con un muchacho homosexual, porque debería permitirse la adopción para matrimonios entre hombres pero no entre mujeres…o sea…imaginate que en vez de una suegra, tengas que tener DOS!! NOOOO!!!
    (jajaj,es chiste, es chiste, obvio que estoy a favor)

  3. Jajaja, estuve pensando un rato hasta entenderlo, estoy dormido y es lunes…
    Se refieren a que los hijos cuando crezcan y se casen tendrían dos suegras… ok, eso sí es pensar a largo a plazo eh!

  4. Leí la nota y me pareció muy interesante forma de abordar este tema y otros tantos que hacen al tratamiento que deberían tener las problemáticas referidas a los derechos de las minorías.

  5. Los católicos son- a pesar de su agresividad y comportamiento extravagante- una minoría en el mundo que debe ser tolerada. Se les podría cuestionar el matrimonio , o por lo menos la educación de los hijos en sus ideas sectarias , pero – en mi opinión – debemos aceptarlos tal cual son.

    Se les permite a sus sacerdotes la prohibición del sexo y la reproducción (y hasta la masturbación) lo que convierte a sus hombres y mujeres en especímenes que no pueden tener hijos ni familia ni tomar contacto con algunas características de la humanidad de la que – sin embargo – hablan hasta por los codos. Esta última característica (hablar de lo que no saben, no practican ,y tienen prohibido) los hace bastante insoportables, pero no creo que tengamos que perseguirlos o burlarnos de ellos, ni de ninguna otra minoría.

    Asimismo , es discriminatorio pensar que todos los curas son pedófilos o que todos los hijos de católicos querrán ser célibes , las niñas monjas y los niños pequeños padres grassis.

    Igual que Toti Passman, los Nerds , los viejos que cuentan anécdotas de la colimba , o los que esperan que Argentina fracase en el mundial para pegarle al Diego, los católicos son seres humanos a los que debemos respetar.

    Estoy a favor del matrimonio entre católicos y hasta de permitirles tener hijos , con la lógica salvedad – siguiendo a la ley 1420 – de que la educación sea laica y a cargo del estado.

    Te agradezco María la oportunidad que nos das de expresar nuestra vocaciòn de tolerancia.

  6. Lucidísimas tus reflexiones, Jorge.

    Para provecho de este espacio concedido a nuestra vocación de tolerancia, habría que extender la carta en cuestión a representantes fanáticos y fundamentalistas de otras religiones (y de otras vertientes del cristianismo) que, a pesar de todo, también son dignos de apoyo para que puedan casarse (¡entre sí!).

    Los evangelistas que a fines de mayo manifestaron en contra del “matrimonio gay” sostuvieron que la homosexualidad es una práctica abominable e intercambiaron comentarios de una ironía finísima: sugirieron, por ejemplo, la elaboración de una próxima ley que avale el casamiento entre un abuelo y su nieto. Ni hablar de chicanas anteriores a ese acto, y hace tiempo infiltradas en diarios respetados (por ejemplo en comentarios que publican lectores de la versión online de La Nación), sobre otro permiso para el casamiento de seres humanos con animales.

    Aún ante estas ofensas, yo no le niego derechos a esta gente, ni siquiera el derecho a la libre expresión.

  7. Excelente el “rescate” de este texto, que nos deja en claro que las minorías tienen derechos y deben ser respetados.

    La tolerancia es lo que nos distingue como raza ¿verdad?… (?)

    La igualdad ante la ley, es lo que fija nuestra constitución, y no debe haber excepciones!!

    Además, vendría bien recordar que una ley no crea la obligatoriedad de transformarse en católicos, informáticos u homosexuales…

    Saludazos!

  8. Polémico, como todo lo que replica a un argumento invirtiendo el mismo, o como es el caso cambiando los nombres. A veces pienso que hace falta un poco más de eso.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s