Carancho

Para esta admiradora del trabajo de Pablo Trapero (salvo por una sola excepción a la regla), el único defecto de Carancho es extra-cinematográfico, y se relaciona con su estrategia promocional. De hecho, la omnipresencia de trailers, entrevistas, material de backstage en diarios, revistas, sitios web, blogs y Facebook corre el riesgo de saturar -y por lo tanto de predisponer mal- a quienes sospechan lo peor de las campañas de marketing tan insistentes, casi invasivas.

En principio, la conocida trayectoria de este director argentino debería alcanzar para despertar la curiosidad del público local respecto de un último estreno. Seguro, muchos compatriotas recordarán a Leonera como el antecedente más reciente de quien diez años atrás supo ganarse un lugar indiscutido a partir de su primer largometraje, Mundo grúa.

En Carancho, Trapero confirma su capacidad de enmarcar una historia potente (con un muy buen manejo de la acción, tensión, sorpresa y suspenso) en un contexto preciso y significativo más allá del relato central. En esta ocasión, impresionan tanto el espiral de desatino, desesperación y violencia que “se chupa” a Sosa y Luján como el retrato de un conurbano sometido a la ley no tanto de la calle, sino de policías, abogados y médicos corruptos. 

En este sentido, el film que se estrena hoy comparte algunos elementos de El bonaerense: protagonismo asignado a un antihéroe víctima de un sistema perverso, denuncia de una delincuencia institucional (aquélla que parecen ignorar o excusar quienes exigen represión para combatir la inseguridad), fresco de un submundo infiltrado en el cinturón metropolitano.

Además del guión que co-escribieron Alejandro Fadel, Martín Mauregui, Santiago Mitre y el propio Trapero, cabe destacar la fotografía de Julián Apezteguia y las actuaciones de Ricardo Darín y Martina Gusmán. Coincidencias del oficio cinematográfico, aquí el protagonista de El secreto de sus ojos vuelve a encarnar a un casi abogado (“casi” por distintos motivos) enfrentado a los detentores de un poder perverso y pervertidor.

Entre tantos otros méritos, Carancho sortea con altura defectos recurrentes en el cine nacional. Por ejemplo, evita explicar/enseñar/aleccionar, y se cuida de subestimar al (y a la vez congraciarse con) el espectador.

Dada esta prueba de madurez artística, la decisión de bombardear al público con una campaña de prensa multimediática y prolongada resulta por lo menos contradictoria, cuando no contraproducente. Por suerte, los efectos nocivos de esta estrategia de marketing desaparecen apenas se apaga la luz y la dupla conformada por Trapero y Gusmán vuelve a brillar.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

20 respuestas a “Carancho

  1. me parece que no entendiste la película,¿Dónde aparece un médico corrupto?
    el film es espectacular y muestra la mas pura realidad
    por qué no la volves a mirar ,por ahí la entendés

  2. Lina, ¿por qué el tono agresivo de tu comentario? ¿Qué te enoja tanto?
    Da la sensación de que no leíste bien la reseña. Te recomiendo repasarla, así como la película. Tal vez así entiendas lo del médico corrupto…
    Saludos.

  3. Sin haber visto la peli, me parece que Lina no entendió o no leyó la nota completa.

  4. lina,
    la reseña dice que es una buena película. Tal vez necesites volvér a leerla.
    La película muestra corrupciòn de toda la gente que se mueve alrededor de los accidentes de tránsito (médicos incluidos, sinò no sería posible que los abogados y los policías se muevan tan libremente). Igual que en el caso de la reseña, tal vez necesites volver a verla. Pero no soy quien para darte tanta tarea. Dejalo así.

    María
    Estamos de acuerdo, es una gran película. La vi el sábado posterior al estreno y esperé que gente mas capacitada que yo comenzara a comentar. Sorprendentemente, apareciò alguien menos (¡miracolo!) lo que me resulta sorprendente. Supuse que tratándose de un film tan bien hecho mas el “gancho” de la actuaciòn de Darín iba a generarse un revuelo mayor. Me gustó mucho mucho la historia tan negra, el ambiente de tragedia irremediable en que se ven envueltos los personajes, la seria denuncia relativa a la corrupciòn de las ONGs, la policía y los estudios jurídicos mas el dinero que se mueve y arrastra a ambulancieros , médicos…banditas de cuasi marginales armadas alrededor de los accidentes de tránsito. En fin…espero que nadie me venga a aclarar que “no son todos los mèdicos”.

  5. Me pareció una buena película. Y es cierto que somos afortunados de tener un director como Trapero. Pero lamentablemente no estoy de acuerdo con una estrategia concreta de la película que esta relacionada con el final. Empezemos por decir que es clarísimo el ánimo de denuncia explicitado por el cartel del comienzo “En Argentina mueren al año en accidentes de tránsito mas de 8 mil personas…” Una vez hecho esto Trapero elige trabajar con los beneficios de la ficción, un verosímil penetrante, pensonajes con los que el espectador se va involucrando, personajes que intentan resolver los conflictos que los encierran, etc. Y qué hace con todo esto que se ha ido construyendo entre el film y el espectador, digamos que destruirlo! en favor de sostener su crítica sobre todo. No hablo de finales felices. Hablo de mantener la coherencia hasta el final. Por otro lado “castiga” duramente a sus personajes, lo que es una pena porque son personajes que buscan cierta reivindicación.

    Espero sea claro lo que intento decir.
    Saludos!

  6. Hola, pocas veces suelo opinar en los blogs que leo, pero en esta oportunidad algo me invita a comentar, por segunda vez consecutiva, en este.
    Sigo las películas de Trapero y concido con el comentario de María en cuanto a la excepción, Nacido y Criado. Particularmente me molestó la pesadéz del itinerario del protagonista producto de un malentendido. Demasiadas culpas y muy pocas preguntas.

    Carancho me encantó. Es cierto que me pareción un tanto morbosa en algunas escenas, pero creo que el mayor acierto del Trapero fue el de haber contado la historia de una “profesión” aberrante de la mano de un casi abogado que al mismo tiempo que le quiebra la pata a un cliente se pregunta por una vida mejor, la presiente, se enamora, y llega a creer que la suerte empieza a estar de su lado. Eso me atrapó de la historia. Lo mismo que el final, donde por un momento creí estar en una película de acción hollywoodense, esas en las que los protagonistas inician el tramo final de su aventura escapando en un auto a todo motor. Me creí en esa película por un momento. Y me encantó cómo, yo misma, fui abortada de esa imagen idílica. “Uno, dos, tres” Arriba!

  7. Por fin el cine argentino se está vendiendo como debe venderse: por todos los medios posibles. Qué de negativo puede tener un alto impacto de promoción mediática? En verdad les parece bien salvar todo a la confianza en el público para que este revigorizado cine argentino llegue a la gente? Mientras los que sí “saben” de cine nos siguen vendiendo una y otra vez el mismo AVATAR?

  8. No me parece que Nacido y Criado sea una mala película, todo lo contrario. Reconstruye una historia ausente. Y lo hace a través de su protagonista y el espectador. De esa manera termina de armar un relato trágico e intimista que nos posibilita descubrir la intriga central de ese hombre que cambia de vida luego de un terrible accidente.

  9. Anoche fui a ver Carancho. Es la peor película argentina que he visto. Aburrida, siempre oscura, pesada, mal actuada excepto Darín que es genial, Martina Gusman es lo màs tronco que vi en mi vida, la escena de sexo parece hecha con una muerta ( por más cansada, pichicateada o lo que fuera que estuviera), Los demàs parecen salidos de un teatro vocacional. Si se necesitaron cuatro tipos para escribir esa huevada es porque ninguno tiene luces para hacer algo que valga la pena. Y si, el único acierto fue contar lo que pasa, pero hay muchas formas de contar la misma situación y ésta francamente no es la màs atrapante . Parece que el final fue estilo Hollywood. No lo ví, por supuesto que me fui antes. Y corrupción “bien pero bien contada” la veo todos los día por televisión.

  10. Muy interesante María.
    Me llama la atenciòn la tranquilidad con que el periodista de Pàgina usa el término “carancho” , que fue un invento de Trapero para la película. (click)
    Podemos suponer que a partir de ahora así se llamarán los abogados que realizan estas miserables tareas, y será un aporte al lenguaje desde la ficcion , igual que “canillita” , y muchos otros casos …(no se me ocurre ninguno…ggrrrr)

  11. ¡Jorge! Se me ocurrió otro ejemplo de aporte desde la ficción a nuestro vocabulario: Don Juan ( 😉 )… En cuanto a la nota linkeada en el comentario 11, es cierto que naturaliza el uso de la palabra “carancho” según Trapero. A lo mejor, con el tiempo, éste sea otro motivo por el cual recordaremos al notable director argentino.

  12. El termino carancho ya se venia usando hace bastantes años, no comenzo por la le pelicula ni fue inventada por Trapero.

  13. Obviamente que es así..El término se utiliza hace mucho, porque realmente son caranchos, ofreciendo sus “servicios” para beneficiarse de ello sobre las personas moribundas…Son verdaderos caranchos…Y sí, se muestra claramente la corrupción de los empleados del hospital que por un pequeño porcentaje dan datos de las víctimas …Así es gente!! Direcciones todo!…De esa manera estas personas contactan a las víctimas y sus familiares, antes de que el daminificado llegue a destino, los caranchos están listos para ofrecer sus “servicios”…QUÉ VIDA DE MIERDA…

  14. La pelicula deja ese sabor amargo de creer que medicos y abogados (aquellos que idealizamos cuando necesitamos de ellos) son en realidad seres despreciables en los que jamas debieramos confiar. Sera tan asi? Seran las noches en los hospitales tan sordidas como muestra la pelicula?. Siempre se supo que los abogados buscan clientes en los hospitales, solo me pregunto si ese mundo es tan sordido (perdon por la repeticion, no se me ocurre otra palabra) como el de Sosa y Olivera.

  15. Disculpenme que discrepe con las notas laudatorias pero, la verdad es que la pelicula fallaba en temas capitales. Coincido en que Darin es un actorazo, pero no puede levantar un guión pobre, cercano a la maqueta, y con un elenco que no esta a su altura, comenzando por la actriz Martina Gusman cuyas limitaciones son deprimentes, podría haber realizado el papel de la empleada de la limpieza y hubiera sido lo mismo. Y el complot, la trama, es bastante básica y, pienso, bastante mas cercana a la ficción que a la realidad, no porque no existan abogados, médicos y policías corruptos sino que este cuento de los seguros es tan inverosimil. Se los digo porque soy abogado, y que una compañía de seguros pague asi como asi, como quien dice a sola petición, se me hace cuento, de hecho en mi experiencia (soy chileno), un acuerdo es la excepción y los juicios larguisimos, la regla.
    En cuanto al final me pareció improvisado. No sé, me parece un intento flojo del director.

  16. a mi me parece delo mejorcito la filmografia de Trapero,la fotografia y la musicalizacion son su punto mas fuerte;lamentablemente,al igual que el cine de Tatarantino,Del Toro o Almodovar x caso,es un cine aburremediocres(aquellos que etiquetan todo y discriminan y que si no ven accion a cada minuto de peli se aburren)bueno para ellos hay Rambo,Rocky,Steven Segal,en fin,la democracia abre mentes,la dictadura encapsula,saludos

  17. Una gran pelicula pero el final demasiado dramático. Demasiado circular, estos tipos merecian un poco de redención….

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s