Bafici 2010. Último maratón

Además de algunas faltas ortográficas imperdonables, quien suscribe cometió otros errores en su cobertura del BAFICI. Por ejemplo, señalar a Las pistas y Los actos cotidianos como “las dos últimas películas argentinas” vistas y comentadas en nueve jornadas maratónicas.

Mea culpa. Hoy se publica la mini-reseña de El rati horror show (ahora sí, la última producción nacional) además de los comentarios sobre Les beaux gosses y Los condenados. Así, concluye el repaso de films que conformaron un cronograma apretado, a veces forzado, pero siempre enriquecedor.

Quedará para mañana o pasado los apuntes finales sobre la doceava edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente.

——————————————

Piñeyro contraataca
Cinco años después de despertar nuestras abúlicas conciencias con Whisky, Romeo, Zulu, Enrique Piñeyro aprovechó el BAFICI para volver a sacudirnos con su nueva investigación cinematográfica. En esta oportunidad, el ex piloto de avión y cineasta denuncia la complicidad entre la Policía Federal y la Justicia (con una buena manito periodística) a la hora de inventar la culpabilidad del inocente Fernando Carrera como autor de la llamada “masacre de Pompeya“.

La película se destaca por la creatividad con la que Piñeyro presenta un caso lleno de contradicciones, omisiones y malas intenciones. El desmenuzamiento del material televisivo, la reconstrucción de los hechos, el análisis de dictámenes, resoluciones y fallos, la confrontación entre teoría y práctica desembocan en un informe revelador no sólo sobre otro crimen de gatillo fácil sino sobre el accionar delictivo de dos (¿tres?) sacrosantas instituciones.

PD. Piñeyro se luce muchísimo más como director que como actor.

Después del sufrimiento y la nostalgia, el amor
Les beaux gosses de Riad Sattouf parece compensar la amargura, tristeza, nostalgia que provocaron otras películas sobre la adolescencia como las aquí comentadas Putty Hill, Os famosos e os duendes da morte y Bummer Summer.

Además de recrear las desventuras del primer amor en tiempos de acné y eyaculación precoz, el director nacido en París y criado en Medio Oriente pinta a una Francia interracial, laica (presten atención al detalle de la cadenita con crucifijo) y sobre todo muy poco -por no decir nada- pacata.

Despedida insípida
Aunque menos malo que el film encargado de abrir el BAFICI, el encargado de cerrarlo también desluce un momento clave del festival porteño. En Los condenados, el paisaje peruano delata la factoría híbrida de una producción española con temática y casting argentinos.

Son varios los desaciertos subyacentes de esos retazos de selva que pretenden simular el monte tucumano y ambientar la búsqueda arqueológica/antropológica de militantes desaparecidos, fusilados o muertos en combate. Ni las actuaciones de Daniel Fanego, Arturo Goetz, Leonor Manso, María Fiorentino, Juana Hidalgo, Nazareno Casero y la desconocida (y muy convincente) Bárbara Lennie consiguen remontar un relato afectado por una intriga artificiosa, la imprecisión y el tedio.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s