Los santos sucios

————————————————-
Especial. Cobertura BAFICI 2010
————————————————-

Afirmar que Los santos sucios es “bizarra” nos libera del compromiso de calificarla y criticarla. Además, el galicismo tan de moda funciona muy bien para una película suscripta al género futurista-apocalíptico donde conviven alegremente versiones libres, alegorías crípticas y demás fábulas de mejor o peor calidad.

Justamente por su condición “rara” y experimental, cuesta recomendar el film de Luis Ortega. Por lo pronto, la historia de seis sobrevivientes que deben cruzar un río para escapar de un destino trágico, o al menos para probar suerte en otras tierras, presenta sus altibajos narrativos, sobre todo por la intervención de personajes cuya condición enigmática responde casi exclusivamente a cierto estereotipo freak (el niño enano es el ejemplo más claro).

Tampoco puede decirse que Alejandro Urdapilleta, Emir Seguel, Rubén Albarracín, Martina Juncadella, Brian Buley y el propio Ortega se luzcan especialmente en la piel de Rey, el Mudo, Berry, la Monita y el homónimo Brian. A lo sumo el primero de la lista es quien más evita la sobreactuación producto de un guión demasiado preocupado por subrayar el misterio que envuelve a estos santos sucios. 

En cambio, la propuesta del hijo de Palito sí se destaca por su estética posbélica, crítica, atemporal. Las ruinas sobre las que deambulan los personajes, los autos destartalados, los bares vacíos, las rutas desoladas que atraviesan bólidos no identificados, la presencia de cadáveres aún no enterrados crean una atmósfera apocalíptica palpable, contrapunto de una naturaleza indemne a la destrucción masiva.

Primero la frondosa vegetación ribereña; luego la playa de arena blanca sugieren la posibilidad de salvación para estos desheredados de una humanidad al borde de la extinción. 

Los santos sucios juega con otras especulaciones: sobre el tipo de vínculo que une a Rey y Cielo, las propiedades curativas/patológicas del amor (Berry encarna a las primeras; la Monito a las segundas), la elocuencia del silencio (en el caso del Mudo y Brian). Quizás esta invitación a la interpretación libre sea otro acierto de la propuesta de Ortega.

Dicho esto, la mayoría de los espectadores preferirá quedarse con la idea de que ésta es una película bizarra. Descabellada, interpretarán algunos; innovadora deducirán otros. Seguro pocos se atreven a (des)calificarla.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

5 respuestas a “Los santos sucios

  1. Estoy entre los MUCHOS/pocos que la descalifican. Lamentable muestra de cómo se echa al público argentino de las salas. Si admiran a Tarkovski y pretenden filmar Stalker en Entre Ríos, ahórrenle el tiempo y el dinero a la gente que va de buena gana, y fe, al cine. Pretenciosamente intelectual, forma parte del parnaso de “cine-bodrio” que tan merecidamente ocupa Jorge Pola(k)o. Urdapilleta participó en el guión, le resta puntos en su capacidad. A Emir Seguel no lo conocía (el tercero en no-discordia, copartícipe innecesario en la trama nebulosa del pastiche). Lástima que un Jorge Miguel Couselo no viva para hacer la crítica de este esperpento: caerían sangre y vísceras de las páginas donde hubiera escrito.

  2. Sigo pensando en la labor del INCA como en algo realmente encomiable. Desde la creación -o recuperación- de salas en todo el país con una programación diversa y numerosa hemos nacido muchos adeptos al cine argentino que podemos considerarnos “militantes” de esta inofensiva causa; esta condición de fanáticos nos ofrece situaciones gratas (siempre ir al cine lo es) y nos somete a veces a experimentos creativos de los que, cual ratón de laboratorio, referiríamos huír raudamente. Eso hicimos con mi mujer con esta película, que nunca sabremos como termina (ojalá podamos vivir tranquilos el resto de nuestras vidas). Los clichés abundan en ella y la pobreza conceptual de la misma es escalofriante. Cuando las actuaciones no son convincentes, porque no están construídas sólidamente, cuando el cliché del grito, de la sobreactuación se imponen en un panorama de poses artísticas huecas, sin sentido el resultado es un bodrio. Hoy es difícil encontrar obras artísticas que estén amparadas en una experiencia humana trascendente; en el otro extremo están los creadores que disponen de medios o de información específica pero que representan solo a las escuelas de donde provienen (es decir a sus amigos).
    Así como los asesinos forman parte de la misma sociedad que los virtuosos estas películas ocupan su lugar en el panorama del cine actual; aconsejo irse cuanto antes de la sala y que esto no nos desanime para seguir mirando el cine que hacemos acá.

  3. no se porque no le pusieron una escena con alguna persecucion. eso podria haberla levantado un poco. lamentablemente no me gusto, termino y me quede con una sensacion de ‘esto es todo?’, esta mas orientada a un estudiante de cine, no es para gente comun que mira peliculas por diversion.

  4. Antes de comentar la película polemizo con la persona que califica de bodrio al cine de Jorge Polaco, en mi opinión DIAPASON es una película estupenda y si bien EN EL NOMBRE DEL HIJO no se le iguala también la disfruté mucho.
    Respecto de Los Santos Sucios también me gustó y la persona que fue conmigo opinó lo mismo. Es una película que retrata a personas en una situación límite colectiva (que no es lo mismo que a nivel individual)y deja espacio para que afloren sentimientos de diversa índole. Un día en un debate en la Facultad de Medicina Polaco dijo algo así como que lo importante es sentir la película, que te guste… y a mi esta película me gustó. Gracias

    Natalio

  5. Monoblock fue una de las mejores peliculas que vi, amo a Urdapilleta por sobre todos los demàs actores, pero esta pelicula me dejò afuera. Como cualquier mortal màs o menos escolarizado he leìdo Sartre, he visto cine de autor, en fin, no iba a rasgarme las vestiduras, pero bueno, èsta no me pareciò feliz, nada me gustò, acaso la fotografìa

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s