El pasante

————————————————-
Especial. Cobertura BAFICI 2010
————————————————-

Al principio, da la sensación de que El pasante tratará sobre la condición precaria del trabajo con el que la mayoría de los jóvenes profesionales suele iniciar su carrera laboral (la escena del algodón en la cara es quizás la más representativa de una experiencia que básicamente consiste en cobrarle derecho de piso al empleado novato). Sin embargo, a medida que avanza, la película de Clara Picasso desmiente la intención que algunos espectadores le adjudicamos y propone un relato algo pueril sobre seductores/seducidos y conquistadores/conquistados.

El personaje que interpreta Ignacio Rogers se presenta como simple aprendiz, tenso por la prueba que significa un primer empleo como botones en un hotel cinco estrella, y termina como autor de toda una teoría sobre el rol específico del hombre y de la mujer en los escarceos del amor. Además de descolocar, la transición abrupta desvirtúa la acertada descripción que la directora argentina hace de un “no lugar” (en palabras de Marc Augé) donde las personas, las jerarquías y los puestos a veces se confunden.

De la misma manera, la pertinencia de ciertos retazos laborales (las empleadas de la lavandería que leen revistas y se prueban ropa; el ayudante de cocina que toma alcohol del pico de la botella; el guardia de seguridad que mira una película antes de curiosear las pantallas del circuito cerrado de TV; el nuevo de mantenimiento obligado a leer pasajes de un libro porno) se diluye con el divertimento que suponen, por un lado, el episodio detectivesco en torno al huesped ejecutivo y su amante y, por otro lado, el juego ambiguo y provocador de la recepcionista a cargo de Ana Scannapieco.

En este sentido, Picasso parece prometer más de lo que cumple. Al menos ésta es la impresión de quienes creímos dar con una película dispuesta a recrear el infierno o el tedio (según la ocasión) que padecen los pasantes, especies de soldados rasos del ejército laboral.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One response to “El pasante

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s