Centro

————————————————-
Especial. Cobertura BAFICI 2010
————————————————-

El reloj de los ingleses, el Obelisco, las peatonales Florida y Lavalle, las viejas instalaciones de Harrods Gath y Chávez, la pileta de la Asociación Cristiana de Jóvenes forman parte del fresco que Sebastián Martínez hace del centro de la Ciudad de Buenos Aires, y que funciona como escenario cotidiano de diversos personajes porteños. Fachadas edilicias, vidrieras, marquesinas completan un cuadro que, contrastado con algunas fotos viejas, retratan a este rincón de la Reina del Plata en toda su contemporaneidad.

Es probable que la selección y edición del material filmado haya sido una de las tareas más difíciles de este trabajo, sobre todo porque la cámara de Martínez capta momentos, coincidencias, gestos que cuesta descartar. Por ejemplo, el rostro de un niño andrajoso detrás de una puerta vidriada que tiene pegado el póster del Che, o el cartel de McDonald´s ubicado a pocos metros del de la Iglesia Universal (¿dos templos de nuestra posmodernidad?), o la seguidilla de cigarrillos encendidos, fumados, arrojados.

Algunos espectadores le reprocharán al director cierta imprecisión/indecisión que -parafraseando al viejo refrán- lo lleva a abarcar mucho y apretar poco.

Desde este punto de vista, la relevancia acordada al peluquero que recuerda a sus habitués ilustres, a la prostituta que sale a buscar cliente, al pastor evangélico que exorciza a un enfermo, a la empleada bancaria que festeja su jubilación, a la pareja que se casa por civil, al anciano que deambula con una bolsa en mano, al detenido en la vía pública por supuesto abuso sexual de una menor resulta excesiva en esta especie de gran catálogo urbano que también incluye a oficinistas, arbolitos, lustrabotas, vendedores, cartoneros, chicos de la calle, porteros, pintores, artistas a la gorra, administradores de salas de cine, adeptos al ejercicio aeróbico en natatorios y gimnasios.

Al margen de este reparo cuestionable, Centro consigue capturar la estética, la idiosincrasia, la esencia de la llamada “city porteña” a partir de una mirada atenta, sensible y porqué no arrobada. Quizás adolezca de algún recorte más prolijo; quizás tanta exuberancia sea fiel reflejo del vértigo, la diversidad y los contrastes que marcan el latido del corazón de nuestra ciudad.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s