Rompecabezas

————————————————-
Especial. Cobertura BAFICI 2010
————————————————-

Rompecabezas de Natalia Smirnoff prueba que otro costumbrismo es posible, además del que explotan un cine como el de Daniel Burman y una televisión como la de Adrián Suar. Curiosamente (o no), entre los agradecimientos que la directora argentina publica en los créditos, figura el nombre de Jorge Gaggero cuya película Cama adentro es un excelente antecedente de esta otra manera -mucho menos estereotipada, más íntima y más rica- de retratar a nuestra clase media en su salsa de cotidianeidad.

El festejo de cumpleaños que inicia este largometraje de pronta exhibición comercial concentra las virtudes de un trabajo que apuesta a las miradas, a los silencios, a los gestos. Sin dudas, María Onetto es una de las mejores candidatas femeninas a la hora de llevar adelante esta narración sutil.

La química con Gabriel Goity, por un lado, y con Arturo Goetz, por el otro, es absoluta. La misma versatilidad se produce en las pocas pero significativas escenas donde interviene la siempre convicente Henny Trailes.

Además de entretener y conmover, Rompecabezas invita a pensar en la familia como un mecano para armar y en el individuo como parte de un juego a veces aceitado, a veces contradictorio, a veces estimulante, a veces frustrante. Sin dudas, algo que los Campanelli nunca supieron mostrar.