El sumun de la objetividad

Tiemblen, críticos del sacrosanto periodismo: además de existir, la objetividad profesional puede perfeccionarse. Al menos esto se desprende del artículo que alguien de Le Monde escribió para Clarín, y que explica el funcionamiento de un invento informático capaz de redactar crónicas (por ahora deportivas).

Bautizado Stats monkey (ahorrémonos la humorada alrededor de la palabra «mono»), este programa se incorpora a la lista de novedades entre las que figuran la tecnología editora que estaría desarrollando AOL y los Afghan eXplorers, corresponsales de guerra robóticos que el MIT habría acondicionado «para llevar a cabo entrevistas y recoger primicias«.

Argentina no se queda atrás en esta carrera a favor de la neutralidad. Según fuentes confiables (y confidenciales), expertos de la UTN estarían diseñando un prototipo autóctono entrenado para contar la verdad y sólo la verdad.