A los jóvenes que no envejecieron

Hoy, 11 de marzo, se cumplen 37 años del triunfo electoral de la fórmula (Héctor José) Cámpora – (Vicente) Solano Lima. Los candidatos del entonces FREJULI asumieron la Presidencia de la Nación el 25 de mayo siguiente, y se mantuvieron escasos 49 días (hasta el 13 de julio) en el poder.

La autora de este post tenía apenas seis meses de vida en esa época, pero los comentarios sobre aquella primavera ideológica, política, social y extemporánea (por haber florecido en otoño) la acompañaron durante su infancia y adolescencia. De ahí la nostálgica sensación de añorar lo que nunca presenció, y el consuelo de imaginar que la (verdadera) primavera del ’83, cuando los argentinos recuperamos la democracia tras siete años de dictadura, rescató algo de la euforia y esperanza experimentadas una década antes.

«Cosas de viejos» es el título del mail que Jorge Gómez le envió a su co-blogger, es decir a quien suscribe, para señalar este aniversario del que pocos diarios se hacen eco y para evocar el recuerdo de su primer voto.

A modo de respuesta pública (o compartida con los seguidores de Espectadores), estas palabras pretenden homenajear a los «jóvenes de ayer» (Serú dixit) que ni las promesas rotas, ni los golpes perpetrados, ni los inviernos perpetuados, ni los engaños reeditados consiguen envejecer.