Canalladas de la bendita TV

Por Jorge Gómez
—————————-

Bendita (Canal 9, lunes a viernes, 21 horas) es una de esas propuestas de TV denominadas «de archivo» que replican extractos de otros programas. En este caso, el repaso se concentra en las andanzas de «mediáticos»: Ricardo Fort, los hermanos Süller y demás famosos estrafalarios que protagonizan romances, peleas y reconciliaciones a repetición. Si no fuera por lo observado anoche, quienes hacemos Espectadores difícilmente le habríamos dedicado un post.

Justamente anoche, el conductor Beto Casella presentó en tono jocoso una nota sobre «el posible novio de Zulma Lobato«. Para que no quedaran dudas, los panelistas agregaron: «¡le encontramos candidato a Zulma!».

Enseguida se puso al aire un extracto de Policías en acción que mostraba a un señor con claros signos de retraso mental. Desde alguna vereda del conurbano bonaerense, esta persona se presentó a cámara con nombre y apellido, luego como «el gringo del acordeón», y tocó la armónica para la teleaudiencia.

El bloque terminó con la celebración de la ocurrente broma basada en tal proyección. Conductor y panelistas se mostraron eufóricos y divertidísimos, como borrachos en una cantina.

Ignoramos si la práctica humorística de tomarles el pelo a los discapacitados logrará imponerse en la televisión argentina. Pero reconozcamos que los responsables de Bendita acaban de dar un paso importante hacia el abismo de la inmoralidad, de la crueldad, y hacia el vacío que supone la búsqueda de audiencia sin los mínimos reparos éticos.

Tal vez a partir de ahora más productores de nuestra tele encuentren graciosas la manera de correr de los ciegos, las dificultades de los mutilados cuando se colocan sus prótesis y otras anécdotas similares. Tal vez aumenten los contenidos dignos de programas como el de Casella, y los mediáticos sean reemplazados por personas con discapacidad física o mental.

Es posible que los integrantes de este nuevo elenco estable generen más rating, objetivo para el que evidentemente se perdieron todos los límites.