Enamorándome de mi ex

En un ranking que imaginamos para las películas recientes de Nancy Meyers, Enamorándome de mi ex ocupa el segundo puesto entre Alguien tiene que ceder (dueña del primero) y El descanso (posicionada en el tercero). Al margen de su brillo propio, la dupla que conforman Meryl Streep y Alec Baldwin pierde ante el dúo imbatible que Diane Keaton y Jack Nicholson supieron componer en 2003… y, por varias cabezas, ante estos dos colegas europeos cuyos personajes entrados en años también coquetean con una posible reconciliación.

“Es complicado” es el título original del largometraje que se estrenó el jueves pasado en Buenos Aires y, de paso, la primera justificación de quienes criticamos la reedición de fórmulas exitosas. En este caso, aunque la guionista y directora norteamericana ensaya variantes para una receta que suele asegurarle cierto reconocimiento, cuesta encontrar verdaderos cambios.

Por ejemplo, a diferencia de lo que hizo en Alguien tiene que ceder, en Enamorándome de mi ex Meyers favorece la figura del tercero en discordia. La ocurrencia parece significativa cuando pensamos en el destino de la pareja protagónica, pero termina resultando irrelevante cuando descubrimos los mismos dos objetivos en ambos largometrajes: 1) asegurarle a la mujer el candidato apropiado, y 2) advertir sobre los gajes de una relación sentimental con alguien mucho mayor/menor*.

Dadas estas premisas fundamentales, es lógico que el arquitecto Adam/Steve Martin supere a su “rival” Jake/Baldwin (porque es más sensible, maduro, generoso) y que, en nombre del recomendable equilibrio generacional, merezca la suerte que no tuvo su homólogo en el film anterior. ¡Y eso que el médico Julian/Keanu Reeves también era un hombre más sensible, maduro, generoso (encima más apuesto) que su “contrincante” Harry/Nicholson!

De nuevo, la edad hace que la treintañera y atlética esposa de Jake represente el verdadero equivalente del doctor joven y buen mozo. Aunque de distinta manera, ambos quedan excluidos del triángulo amoroso que -por razones ajenas a su voluntad- integraron en algún momento.

Detrás del favoritismo por Adam se esconde la razón por la cual It’s complicated divierte menos que Something’s gotta give. De hecho, la decisión de reivindicar a un tercero algo desdibujado conlleva la necesidad de encorsetar a un protagonista en principio pintoresco: Jake lo es tanto como su antecesor Harry, pero la ocurrencia narrativa de Meyers le juega en contra (además, aunque gracioso, Baldwin carece del talento de Nicholson).

En detrimento de toda intención humorística, el arquitecto bonachón se beneficia en términos narrativos y quien lo encarna, en términos de reputación. En efecto, para sorpresa de unos cuantos, Steve Martin abandona su marcada tendencia a la sobreactuación y prueba que sabe convencer a partir de un trabajo mesurado, libre de las estridencias habituales.

No puede decirse lo mismo del ¿ascendente? John Krasinski que se luce poco y nada con el yerno soso a su cargo (después de verlo en este largometraje y en Licencia para casarse, quien suscribe teme el probable encasillamiento de esta pretendida revelación de la versión norteamericana de Extras).

En síntesis, Enamorándome de mi ex es otra típica comedia romántica de Nancy Meyers. Sus seguidores celebrarán la renovada apuesta al amor después de los 50; el rescate de Streep, Baldwin y Martin; la superación de propuestas similares (y menos buenas). En cambio, el resto imaginamos posibles rankings donde otros títulos conquistan el primer lugar.

————————————————————————–
* La ensenañza se repite en otras comedias románticas made in Hollywood, por ejemplo en ésta. Dicho sea de paso, la regla “amoroso-generacional” admite excepciones cuando la mujer mayor es una diosa.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

3 respuestas a “Enamorándome de mi ex

  1. Baldwin ademas de no tener el talento de Jack… tiene una panza terribleeeeeeee que le queda muy mal! Y nos deja los ojos cual dos huevos duros al verlo monigotear en calzón! jajaja!
    Sí… la peli esta muy por debajo de su antecesora y por otro lado me pareció un poco larga…. pero bueno…. se deja ver…

  2. Me hizo reír, pero no mucho más. Es la primera que veo de la directora y me parece que cumple con lo que se propone. He de decir que no estoy de acuerdo con la apreciación sobre Steve Martin, el tipo se hizo algo en la cara y la tiene dura durante toda la película… le cuesta gesticular.

  3. Daniela, tengo debilidad por este integrante de la familia Baldwin. Le perdono todo desde que me sorprendió con su papel en Mi novia Polly. 😳

    Me costó acostumbrarme a la cara operada de Steve Martin, MGE, pero no me impidió creerle el personaje. Me pareció que compensó la cara dura con un buen manejo de la mirada, cosa que le permitió expresar la timidez y la ternura de “su” arquitecto.

    Saludos a ambos.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s