Sandro y el peor periodismo

Por Jorge Gómez
—————————-

Durante toda su carrera, Sandro logró preservar su privacidad. En los días recientes de velorio y entierro, la familia pidió que no ingresaran extraños al Congreso de la Nación y que ningún asistente fotografiara ni filmara el ataúd ni en ese recinto ni en el cementerio.

Los centenares de medios y periodistas que cubrieron el acontecimiento respetaron la solicitud, con una excepción. La señal de noticias C5N -propiedad de Daniel Hadad– emitió una foto del féretro y un video del entierro tomado desde el helicóptero que habitualmente usa la empresa.

Porque contraviene un pedido explícito y el derecho a la intimidad, la difusión de ese material es delito. Pero, sobre todo, se trata de una actitud miserable, que pone a sus autores fuera de cualquier código periodístico.

Es el peor periodismo: el que, cuando puede aumentar un punto de rating, no respeta nada. Ni la ley, ni la ética,  ni la muerte ni sus deudos.

En Espectadores sentimos un profundo desprecio por esta gente, y nos da mucho placer NO replicar ni linkear las imágenes robadas.