Santa violencia mediática

Post escrito por Jorge Gómez y María Bertoni.
————————————————–————————

Sorprende el volumen de violencia y alarma que algunos dirigentes y medios de comunicación despliegan ante la sociedad bajo el formato de «opinión pública». Si asumimos que algunos de ellos son honestos, deberíamos aceptar que vivimos a merced de un Gobierno entre subversivo y totalitario. O también (y esto les parece a los autores de este post) podemos pensar que existe mucha gente obnubilada por la ideología, por una exposición diaria al discurso mediático, por un sistema de creencias que atrasa cuarenta años.

Por ejemplo, en el artículo de opinión que La Nación publicó ayer jueves, Marcos Aguinis alerta sobre la inminente instalación de las FARC en territorio argentino, como derivación lógica de su presencia en Sudamérica y en especial de sus lazos con Hugo Chávez y Evo Morales.

Es muy probable que exista relación entre algunos dirigentes bolivianos y venezolanos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Pero, por otra parte, se trata de un fenómeno poco relevante porque este ejército clandestino agoniza (el politólogo colombiano Alfredo Rangel explica porqué en una entrevista que, curiosamente, el mismo diario publicó en marzo de 2008).

Por lo visto, Aguinis cree en la contundencia periodística de los verbos impersonales.

Aunque declaraciones como las de Rangel le jueguen en contra, el psicoanalista devenido en escritor sostiene desde el título y el encabezado de su nota que «se acercan las FARC». Eso sí, los datos con los que justifica la primicia caben en una oración: «en la provincia de Jujuy corre la voz de que han ingresado armas de las FARC y que en los escondrijos de nuestro bello y laberíntico Norte hay gente entrenándose con esas armas de fuego».

¿Qué es esto? ¿Realismo mágico? ¿Aguinis está paranoico, es un irresponsable o un ingenuo desconocedor de las reglas básicas del ejercicio periodístico? ¿No hay nadie en La Nación que lo frene, ningún editor que le advierta sobre la inconsistencia de las expresiones «(se) corre la voz» y «se viene hablando»?

Con justa razón, alguien podrá señalar que Joaquín Morales Solá y Elisa Carrió suelen revelar supuestas verdades todavía más apocalípticas. Precisamente de eso hablamos: preocupa tanta locura mesiánica y mediatizada.

——————————–
De yapa
En su versión impresa de hoy, Clarín elige como «frase del día» el exabrupto de una pasajera varada en Aeroparque por el paro de LAN: «estoy ejerciendo mi derecho a que me caguen» (aparece aquí, al pie de la portada).
 
¿Por qué son tan groseros? ¿No podían escribir «perjudiquen» o «estafen»? ¿Ésta es la frase del día? Toda la tapa del autoproclamado Gran diario argentino inquieta, y encima la rematan con una pavada chabacana.