Identidad sustituta

Identidad sustituta es el título en Argentina.En términos tecnológicos, los robots que Jonathan Mostow imagina para Identidad sustituta son una versión mejorada de Jaime, entrañable colega cibernético del agente 86. Quienes recuerden al personaje interpretado por Richard Gautier reconocerán el maquillaje que parece “encerar” rostros y el andar durito que busca sugerir la ausencia de carnadura humana. También encontrarán que, efectos especiales y animación digital mediante, los llamados “surrogates” son mucho más ágiles que el torpe Hymie (ése era su nombre original).

Quizás por esta asociación inevitable o quizás por desaciertos propios del guión en cuestión, la adaptación del comic de Robert Venditti y Brett Weldele causa más gracia que fascinación. Por lo pronto, el sustituto de Tom Greer/Bruce Willis divierte porque, en definitiva, caricaturiza al ex de Demi Moore: de hecho, en el plano físico lo transforma en un Ken rubio platinado y en el plano actoral expone cierta esencia “maderoide”.

Algo similar sucede con el rudo Ving Rhames. Imagínenlo con rastas en una cabellera también injertada, y convertido en profeta rebelde de pacotilla.

Por otra parte, Radha Melinda Mitchell y Rosamund Pike aportan poco con su doble versión, desarregladas (cuando son humanas) e híper producidas (cuando son robots). Sus Peters y Maggie apenas aparecen como apéndices del protagonista (la primera en el trabajo; la segunda en hogar), como exponentes de la bella mujer que -de una u otra manera- acompaña al héroe.

Identidad sustituta abarca mucho y aprieta poco, ése es quizás su defecto más grave. La idea de la historieta original es interesante, y sin embargo el guión de Michael Ferris y John Brancato la somete al cruce de subtramas poco desarrolladas: el drama familiar de Greer; la conformación de un movimiento subversivo que atenta contra el sistema de clonación cibernética; la estrategia del ambicioso/arrepentido Canter (ay, el ambivalente James Cromwell).

El resultado es un compendio de cabos sueltos que rompe la ilusión de quienes nos sentimos seducidos por la promesa de una fábula sobre identidades suplementarias, cruzadas, robadas en una sociedad deshumanizada. Por suerte, el recuerdo del entrañable Jaime y las intervenciones del Ken Willis nos preservan de la posible indignación.

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

4 thoughts on “Identidad sustituta

  1. … Y la voy a tener que ver igual, pese a todo. Bruce Willis es ya casi parte de la familia.

    Besos!

  2. Totalmente de acuerdo con el articulista…. Me dio pesar que aunque no conozco el comic, la historia por si sola plantea interesantes analisis, que al final ni el guion logra salvar….

    Veala si quiere gastar 5U$…. eso cuesta en Nicaragua

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s