Historias extraordinarias

Los tres protagonistas de Historias ExtraordinariasCon un año de atraso, quien suscribe salda otra deuda, esta vez cinematográfica aunque con importante ascendencia literaria. Historias extraordinarias es el título de la joya, no descubierta (pues ningún compatriota cinéfilo ignora su existencia) ni recuperada (pues nunca se perdió), en todo caso atesorada (pues se incorpora a una lista dilecta).

La película de Mariano Llinás nos devuelve la ilusión y el entusiasmo a quienes, cuando chicos, solíamos aprovechar los viajes en auto por el interior del país, por rutas poco transitadas, por pueblos rara vez visitados, por hoteles de paso para vislumbrar aventuras agazapadas en el rincón menos pensado. El mismo director que supo rendirle homenaje a otra escenografía vacacional típica, rescata ahora el discreto encanto de lo que algunos consideran simple chatura provinciana (en este caso bonaerense).

En realidad, la operación de rescate va mucho más allá de la cuestión regional (de hecho una de las historias extraordinarias tiene lugar bien lejos del contexto incial, entre alemanes e ingleses durante la Segunda Guerra Mundial, y otra llega hasta Mozambique). Aquí se trata de recuperar el placer de inventar, imaginar, narrar, de cruzar lo real y lo rutinario con la ficción y lo excepcional, de navegar aguas desconocidas, misteriosas, reveladoras, inagotables.

Llinás cuenta las historias de X, Z y H como un payador. No tanto porque las improvise (al contrario cada pieza del rompecabezas parece diseñada e incrustada con meticulosidad) sino porque es capaz de seguirlas ad infinitum (las cuatro horas que dura el largometraje podrían haber sido más).

Los críticos le atribuyeron una ascendencia literaria que para muchos es borgeana (es cierto: Jorge Luis podría haber pergeñado a Cuevas). Algunos espectadores creemos detectar una pizca arltiana (Salamone también habría inspirado a Roberto) y, además, una fuerte influencia del comic.

Por un lado, Daniel Hendler, Juan Minujín y Verónica Llinás prestan sus voces a un único narrador omnipresente y omnisciente, que se permite revelar intenciones, adelantar acontecimientos, ampliar puntos de vista, corregir hipótesis. Por otro lado, Walter Jacob, Agustín Mendilaharzu y el mismo Llinás encarnan a personajes dignos de historietas cuyos protagonistas son un poco como el Sr. López, salvando las diferencias de rigor: individuos grises y anónimos a los que les pasan cosas fuera de lo común.

El capítulo dedicado a la anécdota del jolly good fellow es el más historietístico de todos. Podría haberla contado Tintin o El Corto Maltese.

Por sus diversas cualidades narrativas y cinematográficas (en este punto cabe destacar la fotografía a cargo del mencionado Mendilaharzu y la música original de Gabriel Chwojnik), y porque se gestó sin créditos ni subsidios (sin siquiera el respaldo del INCAA), Historias extraordinarias es una pieza única en el repertorio del cine argentino contemporáneo. Atesorémosla como atesoramos las aventuras que supimos inventar cuando éramos chicos y todavía sabíamos reconocerles encanto a los viajes por rutas poco transitadas, por pueblos rara vez visitados, por hoteles de paso.

————————————————————-
PD. Para agendar. El canal I.sat proyectará Historias extraordinarias el próximo sábado 24 a la medianoche.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

9 respuestas a “Historias extraordinarias

  1. Muy buena película!! Debo confesar que su duración me generaba cierta reticencia a la hora de decidir verla pero la forma en que esta armada cual rompecabeza y tan bien contada te atrapan y hacen que el factor tiempo quede relegado.
    Destaco lo que vos tan bien señalás la presencia del narrador que no sólo cuenta sino que también anticipa, opina, propone…
    Los distintos escenarios en los cuales esta filmada rescata perlas ocultas en nuestro país, invita claro, a entregarse a la ruta! Viste en los títulos la cantidad de lugares que enumera? Bien por el director que se cargó la cámara al hombro!!!

  2. La película es excelente. La historia atrapa desde el primer momento y tiene sin duda su costado literario. Muchas son las referencias pero hay algo que me hizo pensar en Cortázar, en esa manera llana de describir algo terrible o más bien algo que intuimos terrible.

    En paralelo a su trabajo como director, Llinás ha ido armando una especie de gang con otros directores que le escapan como él a la bajada de línea, al cine resaltado o a esa voluntad de educar al espectador que es una de las patologías más frecuentes del cine nacional.

    No hay que dejar pasar por supuesto Balnearios, del propio Llinás, pero tampoco Opus de Mariano Donoso o El hombre robado de Matías Piñeiro.

  3. María! que bueno que finalmente la viste… me perdí ese momento!

    Cada vez que me acuerdo de esta pelicula me digo: qué increíble!
    Entre tantas virtudes, especialmente me parece genial como recupera -dentro de tanto posmodernismo del acontecimiento- el simple placer de contar y escuchar una historia, o en este caso, muchas historias, y lo efectivo que resulta (ese simple mecanismo) cuando están bien contadas. Me acuerdo que despues de cada intervalo, el publico volvia corriendo, ansioso por saber “como seguía”. Una verdadera joyita.

    Besos para vos!

  4. Continuando con mis comentarios anacrónicos, dos años tarde vi “Historias extraordinarias”.
    A pesar de haber leído y escuchado tantas críticas favorables (especialmente las vuestras, tanto que sería capaz de revisar la mía propia) la peli no me terminó de gustar.
    Esta originalidad en el estilo de relato con voz en off no me convenció; mi sensación es que son cuentos leídos, con imágenes que acompañan de fondo, que podrían no estar y no cambiaría mucho. Es como esos libros de cuentos que venían con ilustraciones.
    Dicho así puede sonar atractivo, pero el cine que a mí me gusta es, antes que nada, imagen, y la imagen debería contarme más cosas que el relator. Además, tampoco creo que esos textos que se escuchan, aislados del contexto del film, tengan un valor literario especial. Es decir, no llega a ser ni una cosa ni la otra: ni cine ni literatura.
    La fotografía tampoco me pareció destacable, tal vez el DVD o el LCD no le hacen justicia; no puedo ser muy duro en este punto porque no la vi en el cine. Mi sensación visual era que estaba filmada con una cámara hogareña.
    Las historias no terminan de cerrar nunca, todas se ramifican o dispersan sobre la marcha, con lo cual siempre queda algo sin cerrar. Me pareció como un borrador de guión, bosquejado en una charla de café, que luego debería ser trabajado y refinado, pero esa última etapa no ocurrió.
    En fin, lamento disentir con la mayoría, ya que la vi con mucha expectativa y aguanté las cuatro horas que dura esperando algún milagro salvador que no llegó.

    Saludos!

  5. Es feo cuando una película tan elogiada y recomendada te desencanta, y cuando sos (o te sentís) el único dispuesto a criticarla. Aunque disiento con ellas, creo que tus observaciones son atendibles y sospecho que otros espectadores habrán encontrado que Historias extraordinarias se queda a mitad de camino entre el cine y la literatura o no es ni chicha ni limonada.

    A mí una de las cosas que más me gustó del guión de Llinás es esa sensación de continuum narrativo. Creo que, para disfrutarlo, hay que tirarse al agua y dejarse llevar. También creo que no siempre tenemos ganas de flotar a la deriva y que, a lo mejor, el río que representa Historias extraordinarias no consiguió tentarte para tal aventura.

    Aberel, gracias por éste y los otros 1, 2 comments que dejaste hoy en Espectadores. Enriquecen mucho al blog.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s