Religulous

Reseña redactada por Ana.
————————————-

ReligulousDifícilmente un espectador creyente le encuentre algo interesante a Religulous, documental en tono de comedia que el conductor estadounidense Bill Maher presentó en 2008 y que HBO proyecta desde agosto pasado en la pantalla chica regional. Contracción de las palabras «religión» y «ridículo» en inglés, el título de esta propuesta a cargo de Larry Charles (el mismo que dirigió Seinfeld y la aquí comentada Borat) adelanta su urticante hipótesis sobre cuán absurda es la institucionalización de nuestra relación con Dios.

Desde el vamos queda claro que la fe no importa. En cambio, la racionalidad y el dato fáctico sirven para probar cómo se hace “una virtud del no pensar”.

Aquí se trata de acompañar a Maher en una travesía que pretende explicar porqué la humanidad sigue apostando a las grandes religiones. Visitamos entonces iglesias, templos, mezquitas en Roma, Jerusalén, Amsterdam y varias ciudades de los Estados Unidos; nos topamos con mormones, luteranos, bautistas, judíos, musulmanes, católicos; asistimos a entrevistas hechas a personajes variopintos: un pastor canteísta (que cree en las bondades de la marihuana), otro homosexual “curado” por la religión, un senador cuyas respuestas nos dejan mudos, un especialista en neuroteología, un actor que personifica a Jesucristo en un parque temático y hasta un autoproclamado descendiente de Jesús (cualquier similtud con la ficción ¿es pura coincidencia?).

El trabajo presenta desprolijidades (por ejemplo, las interrupciones abruptas realizadas en algunas entrevistas), que podrían interpretarse como representación de las dudas, objeciones, reparos que -desde la mirada del conductor y director- interfieren en el discurso de creyentes, practicantes y autoridades eclesiásticas. Por eso, antes de ver Religulous, los interesados harán bien en evaluar las reglas de un juego que corre el riesgo de herir susceptibilidades al permitirse cuestionar ciertas sacrosantas verdades.