Estupidez ¿(ir)reversible?

Uno de los afiches de The Age of StupidEn este afiche de The age of stupid (algo así como La era de la estupidez), los cinéfilos memoriosos reconocerán a quien fuera progenitor de Daniel Day-Lewis en En el nombre del padre. Se trata de Pete Postlethwaite, ahora encargado de encarnar al único habitante del planeta que, en 2055, consulta material de archivo con la intención de entender porqué en 2008, cuando todavía estaba a tiempo, la Humanidad no supo revertir/detener la debacle del ecosistema.

Esta cuarta producción escrita y dirigida por el británico Franny Armstrong también despierta el recuerdo de otras dos películas de ficción: Idiocracia de Mike Judge (ojalá la similitud entre títulos sea la única coincidencia) y Soy leyenda (seguro el personaje interpretado por Postlethwaite causa más empatía que el distorsionado Robert Neville según Will Smith).

Pero la importancia acordada al material periodístico sugiere cierto paralelismo con otro tipo de trabajo cinematográfico: el documental. De ahí la comparación que algunos espectadores puedan establecer con La verdad incómoda de Davis Guggenheim, proyecto que difundió las actividades emprendidas por Al Gore para concientizar sobre los peligros del calentamiento global.

The age of stupid cuenta con el apoyo de Greenpeace y World Wide Fund for Nature (WWF) entre otras ONG verdes de prestigio. En el marco de su estreno internacional, el largometraje desembarcará en Argentina el martes 22 de septiembre, y los interesados podrán verlo en el complejo Hoyts Abasto.