La felicidad trae suerte

La felicidad trae suerte, o Happy-go-lucky¿La felicidad trae suerte es realmente una lección de optimismo? En la entrevista que le concedió a Página/12, Mike Leigh contó que su último largometraje lo conectó “con el aspecto más luminoso de la vida” y con un personaje cuya “fuerte energía positiva” contagia el relato cinematográfico. Mientras tanto, en ese mismo diario, Mariano Kairuz escribió que los espectadores debemos “hacer un esfuerzo para no volvernos un poco cretinos y desearle (a la protagonista Poppy) un accidente violento que borre por un rato esa sonrisa que le cuelga de la cara en casi toda circunstancia”. 

A lo mejor ésta no sea la película más redonda del reconocido realizador británico, sobre todo cuando la comparamos con la insuperable Secretos y mentiras. Probablemente algunos espectadores le reprochen la omnipresencia del personaje principal, la inclusión de escenas algo forzadas (por ejemplo la del encuentro casual con un homeless) y una duración excesiva (defecto también presente en El secreto de Vera Drake).

Al margen de estos aspectos cuestionables, el film se destaca por retomar una vieja discusión interesante: aquélla que gira en torno al optimismo/pesimiso, es decir, a cómo elegimos “pararnos” frente a la vida y al prójimo. De ahí que, para algunos, Poppy encarne a una de esas “millones de personas en el mundo entero (…) que tratan de salir adelante con lo mejor que tienen” (otra vez, Mike dixit) y, para otros, represente una versión aggiornada -igualmente irritante- del Cándido que Voltaire imaginó en el siglo XVIII.

La ascendente Sally Hawkins se luce en la interpretación de una maestra jardinera que, en contra de las apariencias, dista de ser como la Alelí de Polémica en el bar (los argentinos recordarán a la manicura rubia que se reía por cualquier cosa). La mirada de la actriz sugiere que el entusiasmo, la testarudez y la bonhomía de su personaje son apenas un recurso para enfrentar estados de angustia, melancolía, desesperanza.

La felicidad trae suerte también se destaca por la actuación de Eddie Marsan (el apocalíptico e iracundo instructor Scott), por la ocurrencia de exagerar el contraste entre optimismo y pesimismo a partir de las clases de flamenco (danza experta en combinar pasión y tragedia, y en sacudir la abulia british), y por compartir una mirada piadosa sobre la condición humana.  

Aunque ésta no sea la mejor película de Mike Leigh, igual vale la pena verla… Para disfrutarla, basta con ignorar algunos aspectos cuestionables y saber distinguirla de una simple lección de optimismo.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

11 respuestas a “La felicidad trae suerte

  1. A mí me gustó mucho la película.

    No me resultó irritante Poppy excepto los primeros minutos de la película; después “entendí” el personaje. Y me resultó revelador lo que le dice cierto personaje acerca de cómo alguien feliz como ella puede afectar a la gente que la rodea de formas imprevistas, y no necesariamente tan felices.

    Sí me resultó muy forzada la escena con el homeless. Más que un momento de optimismo me pareció un momento de insensatez de parte de Poppy. Aunque sea poco “políticamente correcto” decirlo, se estaba arriesgando por vaya uno a saber qué motivo… En la vida real ése sería un momento potencialmente peligroso, más allá de la compasión que uno pueda tener por un mendigo mentalmente inestable.

  2. A La Spectatrice, estimada, mi comentario no se refiere a la película de Mike Leigh. Simplemente, deseo mencionarte que mañana miércoles, si es que resulta así, finalmente, en la publicación que haré cito palabras tuyas referidas a otra película (“Jewboy”) que comentaste tiempo atrás. Soy columnista y crítico de cine desde hace años en el diario El Día, de La Plata. Escribí con referencia a textos tuyos para dicha película, que dan por televisión de cable. Espero que se publique sin inconvenientes, como te dije, mañana.
    Amílcar Moretti
    La Plata

  3. ¿María Bertoni? Disculpá mi “ceguera” para mirar la pantalla bloguera. La mención salió publicada con el “anonimato”. Repararé lo antes posible. No faltarán nuevas menciones y citas.
    Amílcar Moretti

  4. Vi la peli esta semana y la verdad que no me gustó nada. Fui con mi novia, y ambos creíamos que ibamos a ver una pelicula como “Odette Toulemonde”, la peli francesa: sí, una pelicula Naif, tierna, que te contagia un poco de alegría, no todo tiene que ser drama, ni tragedia, pero esto fue demasiado para nosotros. Recuerdo cuando entramos al cine, la cara de felicidad de mi novia, se fue transformando con el pasar del tiempo, y justo cuando terminó, la volví a mirar y tenía una cara de espanto frente a “eso” que habñia terminado que fue francamente graciosa.

    Yo lo que le criticaría a la peli es que el personaje me parece exgremadamente vacío: la chica es como una especie de maniquí, o en palabras de mi novia que es psicológa, una “maníaca”. No sé, ninguno de los dos nos pudimos identificar con la protagonista, porque no era un personaje romántico (muy al contrario de Odette), que es como se podría justificar su actitud frente a la vida. “Poppy” no era conciente de lo que hacía, era como un ente que iba de aquí para alla repartiendo sonrisas, tics nerviosos y risas medio atolondradas.

    A mi se me hizo muy parecida a este personaje

    Lo que más rescato de la Peli son los personajes de la instructora de Flamenco, y la del instructor de conducción,que a diferencia de nuestra “Poppy” en su locura, parecen tener fundamento, esencia, podrían ser “personas”.

    Ya me desquité un poco, tenía que darle unos cuantos palos nada más a la peli.

    Saludos

    Camilo palabra

  5. ¡Jajajaja, Camilo! Me causó mucha gracia el parecido que le encontraste a Poppy. Evidentemente, como a Christian, a vos y a tu novia el personaje les resultó irritante.

    A mí me pareció ver algo más detrás de ese buen humor que por momentos parece auto-impuesto….

    Saludos y, como de costumbre, gracias por tus comentarios siempre tan fundamentados. 😉

  6. hola Amilcar, me llamo Roberto y queria pedirte una recomendacion respecto de las peliculas que mejor tratan lo acontecido el11 de setiembre. Estimo mucho tus criticas, desde ya te lo agradezco. Un saludo

  7. para mi la peli es una representacion de la vida con simbolos muy claros de lo que representa cada personaje. la felicidad vive junto a su compañera, la vida cotidiana y decide bajar al mundo a aprender el camino de las personas, ahí se encuentra con el señor del hades quien solitario, nazi, y muy negro en su manera intenta enseñarle como es la vida, en conjunto con eso hay un niño con problemas que representa al hombre en plenitud, no podemos dejar a un lado a las hermanas de la felicidad como la pereza y la manor que representa la organiozacion, del ser humano…etc….para mi es solo una simbologia cotidiana, no quiero parecer demasiado extraño frente a algo tan simple pero me da motivos todo lo que se presenta.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s