Tutto Benigni

Reseña redactada por La Resistente.
—————————————————

La obra debió haberse llamado Tutto BenigniTutto Benigni, en lugar de Tutto Dante, debió haberse llamado el espectáculo que el verborrágico actor italiano ofreció en el Gran Rex el pasado miércoles 17 de junio.

«Viaje fascinante que se realiza de la actualidad a la Divina Comedia«, dice el programa. «Versión escénica del libro de Alighieri», anunció el suplemento cultural Ñ. Pero lo cierto es que hubo mucho Roberto y poco Dante…

En el primer segmento de la representación, Benigni se refirió a la actualidad italiana, previo discurso sobre su sueño cumplido de estar en Buenos Aires… Teniendo a Silvio Berlusconi como blanco y al sexo como tema excluyente de sus comentarios, no omitió decir vulgaridades (en castellano rioplatense) y gesticular a veces groseramente. Así provocó el festejo ruidoso de muchos espectadores y el profundo desconcierto de quienes no habían ido a escuchar al capocómico de una revista zafada…

Por suerte, en el segundo «movimiento» de su propuesta, Benigni abordó la obra prometida a través del V canto del Infierno que se ocupa de los lujuriosos. Y aquí devino en un profesor pretendidamente simpático dispuesto a explicar cada estrofa con anécdotas, a veces jocosas, sobre la creación del Purgatorio, el acto de La Anunciación, la importancia de la mujer y con lugares comunes sobre el amor, la piedad, la poesía… 

Por fin, el protagonista de La vida es bella cerró su unipersonal con la lectura ininterrumpida en versión original de ese V canto, y aquí apareció el buen actor. Con excelente manejo de la voz, perfecta dicción y esmerado respeto por el ritmo de los versos endecasílabos, dio una lección de interpretación que logró conmover a un público heterogéneo pero silencioso y atento.

Quien escribe estas líneas se preguntó entonces (y no sin ironía):

1.- ¿Acaso los tres «momentos» del espectáculo, tan diferentes en términos de calidad, se inspiraron en la estructura de la Divina Comedia: esto es Infierno, Purgatorio y Paraíso?

2.- ¿Por qué Benigni tituló su espectáculo Tutto Dante cuando sólo tomó un canto de los cien que tiene la Divina Comedia?

3.- Para terminar… ¿Qué impulsa a un actor capaz de emocionar al público legítimamente, en este caso leyendo la ínfima parte de un texto clásico, a caer en groserías y lugares comunes?