Homenaje a Benedetti… 36 años después

Por Jorge Gómez
—————————-

Foto publicada en La Nación OnlineHAY QUE IR acostumbrándose de a poco
la jornada es tan plena tan bien fundada
que nadie se anima a partirla en dos
pocas veces amaneció tan invencible

el pueblo andrajoso y bienaventurado
regresa con su olor que acalambra al barrio norte
con su miseria que asusta a los miserables
con su hambre que aterra a los dietistas del imperio

El 25 de mayo de 1973, asumió el gobierno de Héctor Cámpora. En la madrugada del 26, en medio de grandes manifestaciones populares, el Congreso votó una amnistía para los presos políticos de la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse, y cientos de militantes recuperaron la libertad. La semana siguiente, la revista Crisis publicó el poema de Mario Benedetti que transcribo, por partes, en este post.

Yo vivía esos tiempos con entusiasmo y militancia; pasé los versos a mi cuaderno; incluí el poema entero en una monografía de la facultad sobre las leyes de amnistía (cátedra de Ortega Peña y Duhalde) y mantuve un buen recuerdo del homenaje comprometido y exaltado de Benedetti.

el pueblo regresa puteando alegremente
desanda sus lunas de humillación
traga las desventajas y las muertes
rescata consignas de las alcantarillas
y las escribe a lo ancho del cielo
le da al bombo con su más generoso rencor
y despliega la enorme pancarta de sus montoneros
desde la casa rosada donde tiene lugar el exorcismo
hasta la verde memoria del queharán

Ahora que este ciudadano uruguayo murió y todos recordamos sus poemas de amor y los posters y tarjetas con sus versos, me pareció que estaba bien ubicarlo como un artista de los 70’s.

En este tiempo en el que no queda elegante hablar de odio y la rebeldía mayor consiste en decir groserías por radio, en el que no es conveniente agitar las antinomias y hablar tanto del pueblo, me pareció que podíamos recordar a Benedetti como un poeta que asumió riesgos, tomó los caminos que quiso y eligió la patria, el pueblo, la libertad y el compromiso.

por la perpetua rivadavia
ruedan colmados semi remolques
generaciones casi repletas

frente a los enarbolados rostros de trelew
hombres condecorados por el aguante y la osadía
dejan que en el consolado desconsuelo
broten por fin los vivas y las lágrimas

es posible que estos resistentes estos fieles
nada sepan de materialismo histórico o de jorge luis borges
pero trelew lo llevan en sí mismos como un coágulo
y el coágulo trelew se vuelve brújula

por eso en este jardín no hay senderos que se bifurquen
el coágulo-brújula apunta sin vacilación hacia devoto
adiós al laberinto adiós al dédalo
adiós al relajo en antiguas lenguas germánicas
……

por rivadavia pasan generaciones
pasan camiones como tribunas
…..
en devoto las puertas rechinan
los calabozos retumban a vacío
y en las paredes dice patria o muerte.

Buenos y mejores Aires, Buenos Aires, 25 de mayo de 1973.