Hit

—————————————-
Espacio BAFICI 2009
—————————————-

HitCuando se presentaron ante el público minutos antes de la proyección, Claudia Abend y Adriana Loeff contaron que Hit empezó como un proyecto académico pero que, dada su envergadura, terminó convirtiéndose en largometraje apto para festivales cinematográficos y eventualmente para el circuito comercial. Sin dudas, el esfuerzo de estas dos universitarias uruguayas merece especial atención más allá de las pequeñas desprolijidades técnicas que podamos observar, y que en definitiva confirman el origen de un trabajo práctico devenido en valioso documental.

Ésta es una buena ocasión para repasar/descubrir la trayectoria de la música popular contemporánea en Uruguay, para re/encontrarnos con algunos de sus representantes (Jaime Roos, Rubén Rada, Jorge Drexler y Sebastián Teysera de La vela puerca son los más conocidos) y, de paso, para recordar -o asomarnos a- la historia reciente de la otrora Banda Oriental. El recorte artístico y cronológico es más acotado, también más lúcido y acertado, que el que hicieron los responsables de la autóctona (y fallida) Que sea rock.

Siguiendo con las ¿odiosas? comparaciones, la propuesta de Abend y Loeff también es menos lujosa y «marketinera» que El café de los maestros pero igualmente entrañable y, en algunos aspectos, más conmovedora (quizás porque Gustavo Santaolalla, Lita Stantic y el brasileño Walter Salles despojaron a su producción de todo entorno político social).

Hit, en cambio, alude a un contexto específico, sobre todo a la dictadura que los uruguayos soportaron entre 1973 y 1985. De ahí que el recuerdo de la canción «Río de los pájaros» -compuesta por el censurado, perseguido y torturado Aníbal Sampayo- inicie y cierre el recorrido propuesto.

La melancolía, incluso tristeza, que pueda provocar esta sentida aproximación se mitiga con la bonhomía y simpatía que transmiten los entrevistados (cabe destacar la participación del personalísimo Washington Canario Luna) y con las anécdotas pintorescas o graciosas que también incluye el guión (por ejemplo, aquéllas que reconstruyen la trayectoria de los Shakers, por muchos conocidos como «Los Beatles rioplatenses»).

En lugar de recurrir a la típica voz en off, Abend y Loeff arman su relato a partir de subtítulos dinámicos que enriquecen la información provista por las imágenes y que articulan presente y pasado, testimonios y material de archivo. Sin dudas, esta elección agiliza la narración y, curiosamente, reivindica la importancia del soporte escrito en un homenaje a la música.

En pocas palabras, Hit conforma una (muy interesante) ponencia sobre la identidad cultural -musical- de un país. Resulta muy alentador que, tras haber nacido en el ámbito académico, se haya convertido en largometraje apto para festivales cinematográficos y eventualmente para el circuito comercial.