Maradona por Kusturica

Maradona por KusturicaApoyado contra un muro porteño, Manu Chao entona “Si yo fuera Maradona” ante la mirada entre atónita y emocionada del mismísimo Diego que se encuentra de pie, en la vereda, a metros nomás. Emir Kusturica los filma e incluye la escena poco antes del cierre del largometraje que le dedica en 2008 al genio del fútbol mundial. De esta manera, el cineasta bosnio convierte en propio el homenaje del cantautor francés y, por si quedara alguna duda, confirma la admiración incondicional que siente por el ídolo argentino.

Maradona por Kusturica contradice cualquier teoría sobre las exigencias de imparcialidad, neutralidad, objetividad que debería acatar quien realiza un documental. Mejor aún, sugiere la posibilidad de que semejante contravención termine arrojando resultados más consistentes, ricos, originales -y por lo tanto interesantes- que una producción “comme il faut”.

La subjetividad transmite pasión y, en este caso, la pasión se convierte en motor de un trabajo que dura años y que consiste en un acercamiento paulatino, devenido en relación estrecha. La calidez, la paciencia, la curiosidad, el entusiasmo propios de un hincha diestro y respetuoso hacen que el crack se relaje, se abra, se comprometa, se sincere, se confiese.

Como los buenos entrevistadores, Kusturica pregunta y calla; deja hablar. No interrumpe ni contradice. A lo sumo se engancha en algún chascarrillo.

Una vez más, Maradona cuenta anécdotas sobre su infancia pobre en Villa Fiorito, su vida familiar, su trayectoria futbolística, sus goles más famosos, su experiencia italiana, su adicción a la cocaína, su estadía en Cuba, sus encuentros con Fidel Castro. Conocidas en su mayoría, las imágenes de archivo se cuelan entre los testimonios que el astro comparte con el cineasta nacido en Sarajevo y con una traductora-intérprete.

La animación humorística del recordado baile a los ingleses en el Mundial ’86 funciona como separador efectivo entre tanto material. En cada aparición, el corto en forma de collage incorpora un nuevo personaje “gambeteado”, ridiculizado, vencido (Margaret Thatcher, la Reina Isabel, el Príncipe Carlos, Ronald Reagan, Tony Blair, George W. Bush) y anticipa el retrato de un Diego politizado que opina sobre la guerra de Malvinas, la revolución cubana, el intervencionismo norteamericano, y sobre nuestra dirigencia criolla.

Cuando se estrene, si es que se estrena en el circuito comercial vernáculo, este documental les resultará poco revelador a nuestros compatriotas. A lo sumo, los legos en el tema descubrirán algunos ritos de la iglesia maradoniana y las anécdotas menos difundidas. Por su parte, los seguidores del virtuoso Emir podrán repasar retazos de su música y de algunas de sus películas (para que no quepan dudas sobre la subjetividad de este trabajo, cabe señalar el paralelismo trazado entre la vida de Diego Armando y ciertas escenas de Gato negro, gato blanco y ¿Te acuerdas de Dolly Bell?).

En caso de ocurrir, la indiferencia local no importará demasiado. Por un lado, es muy probable que Maradona por Kusturica apunte al público internacional, a quienes sólo conocen al Diez por sus malabares en la cancha. De ser así, los cinéfilos extranjeros sabrán apreciar el retrato que el director y guionista bosnio hace del jugador argentino.

Por otro lado, éste es el tributo de un fan a su ídolo. Más allá de cualquier intención biográfica o informativa, el objetivo de transmitir admiración, gratitud, emoción, empatía está ampliamente cumplido. 

———————————————————
Aquí, la reseña de otro homenaje cinematográfico a Maradona.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One thought on “Maradona por Kusturica

  1. No es una mala pelicula, pero la parte de la cancion de rodrigo extendidisima es bastante pesada.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s