Dexter

Reseña redactada por Ana.
————————————-

Dexter estrenará su segunda temporada en ArgentinaUn experto en el estudio de patrones de sangre que trabaja para la policía de Miami y, en apariencia, un hombre como cualquier otro. Pero también un asesino en serie, con un kit quirúrgico y una caja donde guarda una gota de sangre por cada víctima escondida en su casa. Ése es Dexter Morgan, protagonista (en la piel de Michael Hall) de la serie cuya segunda temporada se estrena en Argentina este 11 de marzo por FOX.

En esta oportunidad, el televidente sigue los pasos o es testigo de los dos “trabajos” del protagonista. Y no sólo porque puede ver lo que hace y cómo lo lleva a cabo, sino porque escucha los pensamientos en off (aún cuando acciones y reflexiones no van de la mano).

Harry Morgan, padre adoptivo de Dexter, no sólo detectó el instincto asesino de su hijo. También lo «programó» para matar únicamente a criminales peligrosos que eludieron la Ley o libres de toda sospecha, para actuar sin dejar evidencias, y para aparentar una vida normal.

De esta manera, el policía científico satisface su compulsión delictiva, hace justicia y se adapta a la sociedad. Por eso a veces olvidamos que, en realidad, estamos ante un asesino serial y no ante un vengador anónimo.

Así como la primera temporada ofreció una mirada general sobre la vida, el método, el entorno del personaje, la segunda explorará la posibilidad de que todo se destruya en caso de que Dexter sea atrapado.

La trama se vuelve entonces más interesante porque aumentan el suspenso y las preguntas. ¿Qué preferimos: la libertad de un asesino serial justiciero, que sólo mata a la peor escoria suelta, o su arresto por los crímenes que cometió?

Pese a lo escabrosa que pueda resultar, la serie no deja de ser una propuesta atractiva y poco usual. Como Tony Soprano, el mafioso de New Jersey y protagonista de The Sopranos, o Vic Mackey, el policía corrupto de Los Ángeles en The shield, Dexter representa a un nuevo antihéroe televisivo que nos obliga a navegar entre el odio y algo de cariño.