Valientes

Reseña redactada por Ana.
————————————-

El regreso de lo clásicoEn este verano próximo a terminar, Valientes se posiciona como el programa de ficción más visto de la televisión argentina. El «prime time» de Canal 13 presenta esta nueva producción de Pol-ka que pelea y gana el rating de la noche contra la propuesta de Telefé, Los exitosos Pells.

Así como no incluye ninguna temática novedosa o jugada, el guión escrito por Marcos Carnevale y Lily Ann Martin sí pone en marcha los motores argumentales de las telenovelas clásicas que desde hace años dominan los horarios centrales de nuestra TV. En este caso, la trama gira en torno al plan de venganza que tres hermanos (separados cuando eran niños) arman y ejecutan contra el enemigo de su padre.

Los valientes

El relato también despliega otros elementos que permiten desarrollar historias paralelas, nuevos conflictos, y abundantes idas y vueltas: diferencias entre ricos y pobres, hijos ilegítimos y mentiras familiares o celos entre hermanas por el amor de los protagonistas, por nombrar sólo algunos de los aparecidos a sólo un mes del lanzamiento oficial.

La puesta en escena (decorados, locaciones, maquillaje y vestuario) es impecable. Lo único que resulta un tanto molesto son las publicidades estáticas que se muestran entre escena y escena.

El veterano Arnaldo André vuelve a encarnar a un villano, patriarca de familia rica y con doble apellido (por supuesto). Es además el padre de tres hijas (de diferentes madres) que seguramente serán destinatarias del amor de alguno de los hermanos Leonardo, Segundo y Enzo.

Valientes, las protagonistas

A los protagónicos Julieta Díaz y Luciano Castro los acompañan otras figuritas repetidas de la pantalla chica: por ejemplo, Mariano Martínez, Gonzalo Heredia, Marcela Kloosteboer y Eleonora Wexler. Entre ellos, cabe destacar a Betiana Blum, cuyo personaje cándido resulta interesante.

Por ahora el público acompaña a Valientes. Habrá que ver si, pese a la sucesión de los conflictos dramáticos, la nueva propuesta de Pol-ka consigue mantener el hilo de la historia sin cansar al televidente fiel.