Operación Valquiria

Operación Valquiria¿Cómo será la versión televisiva que los alemanes hicieron de la llamada “operación Valquiria” en 2004? Seguro prescinde de nazis angloparlantes que alternan entre el inglés británico y el americano según la ocasión, y por lo menos atina a asignarle el rol protagónico a un actor indiferente a las exigencias del estrellato: Sebastian Koch. A lo mejor así, evita el retrato estereotipado, unidimensional, acartonadamente heróico del Coronel Claus von Stauffenberg y, con suerte, sorprende a partir de una reconstrucción seria de uno de los intentos falllidos por asesinar/derrocar a Adolf Hitler.

Pensándolo bien, esta última hipótesis no tiene asidero entre quienes consideramos que la versión cinematográfica de Bryan Singer demuestra poco interés por el pasado. De hecho, esta producción made in Hollywood pertenece más al género bélico (bélico de suspenso) que al histórico o biográfico. De ahí que el guión de Christopher McQuarrie y Nathan Alexander sólo extraiga de aquella sublevación militar la dosis de intriga y acción necesarias para presentar oootro enfrentamiento entre buenos y malos.

Sobre todo para el público norteamericano, la novedad principal de este largometraje radica en la caracterización positiva de ciertos nazis y en el rescate de uno de ellos como héroe y mártir. Por lo demás, nada cambia: en un rincón del ring se encuentra el malvado por antonomasia (notable, el parecido del desconocido David Bamber con el Führer) y, en el otro, Tom Cruise (incapaz de mimetizarse con un coronel alemán condecorado).

El resto de los personajes/actores se reparte entre ambos polos aunque, de manera excepcional, alguno coquetee con los dos (tal es el caso del General Fromm). El problema es que la representación de los bandos falla en términos de cohesión narrativa: entre los malos, personalidades como Goebbels y Himmler apenas consiguen un paneo (o, a lo sumo, dos líneas de parlamento) y, entre los buenos, Cruise les roba cámara a los mucho más talentosos Bill Nighy, Kenneth Branagh, Terence Stamp y Tom Wilkinson.

La culpa no es tanto de Tom sino de un guión que confía en “la estrella” -valga la metáfora- de un ídolo industrial. La apuesta es tan grande que algunas escenas (por ejemplo, aquélla donde a von Stauffenberg le explican el funcionamiento de una mini-bomba) son dignas de alguna Misión Imposible.

Frases como “Hitler no sólo es enemigo del mundo sino también de Alemania” parecen sacadas de algún guión de Superman (en este punto cabe recordar que Singer filmó el retorno del superhéroe norteamericano). Incluso podríamos parafrasear esta oración con otro sujeto y otro orden: “El General Zod* no sólo es enemigo de los Estados Unidos sino también del mundo”.

Por todo esto, Operación Valquiria es -cuanto mucho- un film apto para los incondicionales de Tom Cruise, para quienes siguen creyendo en una Historia Oficial signada por el enfrentamiento entre buenos y malos y, eventualmente, para los amantes del género bélico. Harán bien en pasarlo por alto los interesados en repasar y comprender las implicancias de un levantamiento memorable en la Alemania de Hitler; tal vez les vaya mejor con el trabajo que el bávaro Jo Baier estrenó en la televisión de su país hace ya cinco años.

——————————————————–
* Curiosidad cinematográfica, el temible General Zod de Superman I y II estuvo a cargo del mencionado Terence Stamp que, en la Operación Valquiria de Singer, encarna al General (R) Ludwig Beck.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

7 respuestas a “Operación Valquiria

  1. Operación Valquirira es otra prueba de cómo Hollywood ficcionaliza la Historia. No está mal eso. Lo que está mal es que te vendan esa ficcionalización como una recosntrucción rigurosa y “verdadera”.
    Me embola mucho la manera en que los norteamericanos retratan a los nazis: como el estereotipo del mal (villanos bien villanos) o como el estereotipo de héroes sacrificados (pasa en esta película de Singer y pasó en La Lista de Schindler). En los dos casos son personajes de cartulina; ni por asomo encontramos a personas de carne y hueso (o a algo que se les parezca).
    Tom Cruise encaja perfecto en ese ideal de héroe de cartón. Su versión del coronel Von Stauffenberg es más digna de una telenovela que del cine “de interés histórico”. Pero tenés razón, Spectatrice: es probable que Singer no haya querido hacer historia (en ningún sentido de la expresión) sino filmar un intriga bélica. Igual, me parece que ni eso hizo bien.
    Saludos.

  2. Esta crítica le pide a la película que sea lo que nunca se propuso. Es una muy buena película de suspenso y nada más. No necesita ser otra cosa, es otra de las buenas “producciones Cruise” (Misión imposible, El ultimo samurai).

  3. A mí tampoco me gustó como película de intriga bélica, Martincho.

    JC, la reseña no pide nada que la película no se haya propuesto. De hecho, el segundo párrafo de este post se cuida bien de señalar que “esta producción made in Hollywood pertenece más al género bélico (bélico de suspenso) que al histórico o biográfico“.

    Saludos a ambos.

  4. JC: Valquiria no puede ni debe ser una película de suspenso a partir del momento en que intenta recrear un hecho histórico cuyo final — y el destino de cada uno de los protagonistas — está bien documentado.

    A mí de esta película me molestó todo: desde la actuación de Tom Cruise hasta el afán hollywoodense de encontrar héroes donde no hay ninguno. El Von Stauffenberg histórico era un racista (hay frases documentadas donde se muestra considerando a los polacos como subhumanos), y la conspiración contra Hitler no tenía nada que ver con “horror ante el holocausto” ni nada parecido. Fue simplentemente un intento de parar las seguras represalias aliadas que se venian si Hitler y los que lo rodeaban no eran eliminados.

  5. Andrés: que el hecho histórico esté bien documentado no impide que la película busque ser de suspenso ( y lo logre). Esa es una de las magias del cine, hay miles de ejemplos al respecto, el que se me ocurre ahora es Apollo XIII, que nombró Cruise en la promoción de la película también.
    No me molestan las imprecisiones históricas en Valquiria, no la tomo en serio en ese sentido ni parece ser la intención del film ser un documento histórico bien documentado. Cruise está mal como la mayoría de las veces, siempre digo que debería ser productor y no actor.

    Saludos a todos!

  6. La pelicula cuenta otra cara de la historia que muy pocos conocen, siempre me negue en creer que todo los alemanes eran culpables del exterminio judio, hoy encuentro que existio no solo un hombre sino un grupo de fieles soldados. Leales a su amada alemania, que sabian que esta hiba a ser derrotada y cruelmente repartida por los aliados,como asi ocurrio. Heroes o traidores, la historia los juzgo y revindico.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s