Danny Elfman, un músico de película

Reseña redactada por Ariel.
—————————————

Elfman, el otro yo musical de Tim BurtonA esta altura, el hombre debe estar elucubrando, pergeñando (y digo así porque esa cabeza no puede hacer sino eso) los sonidos, las melodías que podría llegar a tener la versión timburtonesca de Alicia en el país de las maravillas que se promete para comienzos de 2010. Se trata de Danny Elfman, un tipo que dice hacer “música para gente oscura” y que podemos empezar a conocer entrando a su página de Internet, cuyo nombre lo dice todo.

Las melodías de Elfman cobran vida una vez que la película en cuestión ya fue filmada. Es uno de los tantos compositores que escriben mientras ven la película terminada en el estudio de grabación. Las escenas y las acciones de los personajes son musicalizados y contextualizados por los diferentes giros que las melodías toman.

Su música es puramente narrativa: se me ocurre hacer un paralelismo con la música de los dibujos animados en donde, por ejemplo, un piano tocado rápidamente nos cuenta que Jerry escapa sigilosamente de las garras del gato Tom. Sus partituras varían según la ocasión, y aunque también compuso las bandas de sonido para otros filmes (Hulk y Spiderman son algunos de ellos) sobresalen las que hizo para su amigo Tim.

Se puede decir que Elfman se asemeja mucho a Burton en la personalidad y ambos la reflejan en lo que hacen. Mientras Burton cuenta historias visualmente atractivas, cuyos protagonistas son personajes raros y oscuros, Elfman sabe acompañarlo más que bien, pero desde el sonido.

No sin razón la de Edward Scissorhands es considerada, por los que saben, la mejor banda compuesta por Elfman hasta la fecha. En esta película de Burton, que muchos denominan como un cuento de hadas moderno, Danny Elfman compuso unas melodías con coros angelicales que tienen una buena dosis de melancolía y tristeza, justo lo que transmite la cinta.

Pero donde el compositor desplegó toda su sensibilidad y creatividad fue en la película animada por el sistema stop-motion, The nightmare before Christmas (conocida en español con el nombre de El extraño mundo de Jack). En ella, Elfman intervino en la producción de la película, compuso la música, escribió las letras de las canciones (que no son las típicas canciones melosas de Disney, sino que, por el contrario, colaboran con el desarrollo de la historia) y le puso la voz al protagonista, el rey de la tierra de Halloween, Jack Skellington.

Dicen las malas lenguas que a causa de su excesiva intervención en el proyecto surgieron algunos roces en su relación con Burton, motivo por el cual sus melodías no se escucharon en la siguiente película del director, Ed Wood, donde se homenajea al llamado «peor director» de la historia del cine. Quién sabe qué música se le hubiera ocurrido.

Por suerte para los fanáticos, la dupla Elfman- Burton volvió a juntarse en Mars attacks! y hasta la fecha no volvió a interrumpirse, con excepción del musical Sweeney Todd, cuyas letras y melodías pertenecen a Stephen Sondheim.

Para terminar vale mencionar las incursiones de Elfman en la televisión donde compuso, siempre con su estilo oscuro, grotesco e infantil, las músicas de presentación de Tales from the crypt, Los Simpsons y Desperate housewives.

Mientras tanto, habrá que esperar hasta el año que viene para descubrir qué sorpresas nos deparará el aceitado engranaje Burton-Elfman.