La comezón grupal

El staff de EspectadoresEl bichito ataca rápido, apenas la presa desprevenida se asoma a determinados conceptos y/o emprendimientos. El aguijonazo provoca delirio primero, abulia después. El efecto último aparece meses más tarde, cuando la roncha protruye e invita al placer de rascar, rascar, rascar y rascar.

A diferencia de la sarna con gusto, el sueño del blog colectivo sí pica. Lo sabemos quienes congeniamos para que Espectadores se convierta en un espacio grupal. Lo sabrán quienes quieran lanzarse a la aventura, y por consiguiente sumarse a un equipo con -hasta ahora- cuatro miembros.

Éste es el último post publicado desde una dimensión unipersonal. También es el post con la doble misión de, por un lado, cerrar los anuncios de cambio y renovación y, por el otro, inaugurar un proyecto que -esperamos- convoque a más espíritus entusiastas. Por lo pronto, a otras presas de cierto bichito veloz y/o a otras pieles con una inconfundible (y gratificante) comezón.