Barack Lincoln

Foto de Mariana Panuncio

 

Además de oír, las paredes también hablan. Así lo prueba este graffiti/ mural que alguien pintó en algún rincón de Washington y que una amiga radicada allá sacó en su recorrida urbana ayer martes 20 de enero, día en que Barack Obama asumió la Presidencia de los Estados Unidos.

Nota al margen
A través del blog de Christian, me entero del otro sobrenombre que la oposición eligió para mofarse de George Bush jr: “Dubya”. Según Wikipedia, el vocablo representa la pronunciación de la letra W por parte de los norteamericanos sureños.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

8 respuestas a “Barack Lincoln

  1. Si si, todo muy lindo.
    Pero recuerdo que la gente también se ilusionó con JFK y el loco invadió Cuba (Playa Girón), mandó más milicos a Vietnam, continuó la carrera armamentista, transó con la mafia y se comió a la Marilin.
    Buen pibe.
    Así que, mejor vemos como se desempeña el morocho y en un año hablamos.

  2. La idea de este post (de esta foto) no es tanto celebrar la asunción de Obama (en todo caso, mientras esperamos a ver qué hace, podemos celebrar la partida de Bush Jr.) sino mostrar algo de la confianza depositada por gran parte de la ciudadanía y, de paso, reflexionar sobre esa curiosa práctica humana que consiste en “reencarnar” a héroes ya difuntos a partir de presuntos héroes nuevos.

    Así como acá hay quienes consideran que Cristina es una nueva Evita, allá creen (equivocados o no) que Obama heredó la antorcha de Martin L. King. Este gran graffiti me llamó la atención porque le escapa a esa homologación para establecer otra con Abraham Lincoln.

  3. Si, y también lo pueden asimiliar al mejor Clinton o Rooselvelt, o a quien crean que hizo lo mejor por USA.
    Es más, hasta lo pueden poner tipo Gandhi o con una boina como el Che. Los yanquis, desde Andy Warhol, son unos fenómenos para “iconizar”.
    La cuestión es que los dueños de la manguera son los de siempre allá (y en todos lados) y el tipo tiene que transar con ellos.
    Obama (sé que leés este blog), que te vaya bien, así nos va mejor a nosotros.

  4. Tiendo a creer que las esperanzas que despierta Obama son exageradas. Mas relacionadas con su color de piel que con su pasado concreto como dirigente polìtico.

    Pero yo tambièn estoy impresionado con la corriente de optimismo que ha generado esta asunciòn: Sin ironìas, me parece lo mas interesante y sorprendente de este cambio del presidentede EEUU.

    Vengo escuchando que hablan de “el principio de una nueva era” , el fin del sxx , el comienzo de un tiempo de paz, que hacen paralelos con Luther King , Lincoln, la caida del muro de Berlìn, etc.

    Tan formidables expectativas deben ser festejadas, y si se juntan (como señala la blogger) con la salida de Bush, el peor de todos, tal vez debamos suspender la incredulidad y apostarle algunas fichitas al joven Barack Lincoln (Que tal Barack Mandela, Che Obama , Barack Ghandi ? )

    Saludos

  5. Me parece que la tendencia a iconizar no es exclusiva de los norteamericanos. Expertos en sacralizar y demonizar a personalidades de la Historia y a otras como Gardel o Maradona, los argentinos no somos los más indicados para criticar esa conducta.

    En todo caso, creo que se trata de un fenómeno cada vez más frecuente en distintas partes del mundo, a lo mejor como contrapartida de otro fenómeno igualmente generalizado: la demostración de cierto escepticismo destinado a “protegernos” de cualquier (falsa) esperanza y, en el fondo, del miedo a que los hechos futuros nos prueben cuán crédulos o ingenuos fuimos.

    Como Advinador, pienso que los medios y la opinión pública sobredimensionan la capacidad de cambio endilgada a Obama. Desde el hemisferio sur, cuesta olvidar que el flamante Presidente de los Estados Unidos no sólo deberá lidiar con los grandes grupos económicos cuyo poder supera ampliamente al poder político; sino que además no deja de representar los intereses de un país muy aferrado a un mal habido liderazgo internacional.

    Dicho esto, ayer me conmovió ver tantos rostros ilusionados entre los ciudadanos que asistieron a la ceremonia de la jura y al desfile nocturno. El entusiasmo parecía genuino y, lo más importante, irreductible a la unívoca cobertura mediática (es cierto que los distintos canales de la TV mundial aportaron poco a la réplica de imágenes registradas por la CNN).

    De ahí la otra idea de este post: señalar la existencia de un optimismo inusitado que -vuelvo a coincidir con Adivinador- es la parte más interesante de esta memorable asunción.

    ————–
    PD. Ade, probablemente te sientas identificado con el artículo que Atilio Borón publicó hoy en Página/12. 😉

  6. Boròn hizo una nota demasiado larga para lo que muchos argentinos profundamente antinorteamericanos (la mayorìa, creo) expresan con un ” ¡Estos yanquis son todos iguales, son…! y siguen viendo el partido.

    En realidad, analizando solo los ùltimos años vemos que de un dirigente brillante como Clinton a un personaje oscuro como este Bush, hay una diferencia que demuestra que – aun con los limites del establishment – las personalidades son importantes en la conducciòn del estado.

    No tengo tiempo para linkearlo (tengo otras tareas pendientes) pero si vemos las portadas de los diarios del domingo 21 de enero del 2001 (primera jura de Bush) y las comparamos con las tapas de hoy, la diferencia de expectativas es muy notable. Es posible que esto no estè apoyado en elementos objetivos, concretos, y estè motivado por el hartazgo ( y el miedo) que nos provocaba George W , o por la simpatìa que sentimos por un negro en la Casa Blanca, pero – en todos los casos – esa impresionante imagen positiva juega a favor de Obama y es un fenomeno muy interesante – me parece – para analizar y ver como se desarrolla.

  7. Esos “entusiastas” que lo vivaron al Obama, solo esperan no perder sus laburos y que el conbustible les salga barato. Si eso se garantiza, poco les importará que tengan que subir las tasas de interés para los de ajuera o que sea necesario mandar marines para reprimir actitudes populistas.
    SI a Bush no le hubiera explotado la crisis bursátil, capaz que McCain la peleaba mejor. Poco les jode al pueblo del norte lo de Guantánamo o Irak, ni que Israel se coma a los palestinos. Bush fue reelegido sin tantos pruritos.
    Pero no, ahora les tocaron el bolsillo. Entonces busquemos a SuperObama que tiene cara de bueno, una linda voz y una negra de mujer que pareciera que come bulones.
    No, si parece una temporada de “24” esto. Jack Bauer ya presentó sus credenciales al nuevo jefe, ya que para cuidar presidentes negros la tiene reclara.

    La nota de Borón me causó empatía, demasiada.

  8. Gracias por el enlace! Me imaginaba que eso era del dominio popular y mundial.

    Es interesante saber como ven estas cosas en América Latina, y me causa un poco de gracia leer como se refieren a Obama, solo como un negro, mientras que al hablar de Bush o Clinton su color de piel nunca sale a flote. ¿Interesante? Su capacidad no tiene nada que ver con su color de piel, simplemente era el mejor. Y así millones de personas, que no comparten su color (aunque todos sabemos que es también mitad blanco), lo demostraron con su voto.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s