El rinoceronte y la paloma

La reflexión para inaugurar 2009 es más o menos la siguiente…
————————————————————-

Zoológico de Bs. As. El rinoceronte, a punto de embestir a la paloma.

Vamos al zoológico con la ilusión de recuperar cierta porción de naturaleza perdida, dispuestos a olvidar (al menos por un momento) la vorágine urbana, decididos a ignorar (por un rato nomás) los avatares de la condición humana, y de repente sorprendemos a un animal cuya mirada o actitud nos resulta curiosamente familiar, como inspirada en el comportamiento de nuestra propia especie.

La foto que ilustra este post remite a ese momento revelador. En este caso, al instante en que el rinoceronte y la paloma abandonan su status exclusivamente bestial para convertirse en protagonistas de una fábula que bien podría haber escrito Jean de La Fontaine en el 1600, o de una posible adaptación para niños de la sátira que Eugène Ionesco publicó a mediados del siglo pasado.

Podemos repasar las lecciones impartidas por National Geographic o Discovery Channel. Podemos recordar que este tataranieto de la fauna prehistórica padece estrabismo, y que por eso suele arremeter contra todo lo que se le cruza por el camino (pájaros incluidos). Sin embargo, el fenómeno de la embestida parece hecho a medida para elucubrar metáforas más o menos evidentes sobre (in)conductas malintencionadas e inexcusables.

Por lo pronto, salta a la luz el paralelismo entre -por un lado- La Fontaine, Ionesco, el rinoceronte y la paloma en cuestión y -por el otro- cierto andar arrogante de los hombres y mujeres que habitan el suelo argentino. De hecho, abundan las situaciones y anécdotas de la vida cotidiana y de la política nacional que enfrentan a atropelladores y atropellados, avasalladores y avasallados, abusadores y abusados, aplanadoras y aplanados.

El gran problema es que los compatriotas distentimos a la hora de establecer criterios ecuánimes para distinguir entre rinocerontes y palomas. A veces ni siquiera logramos un acuerdo en cuanto a cuál de los dos animales -cuál de los dos comportamientos- es condenable (es cierto que el mastodonte embiste, pero también es cierto que ¡el plumífero osa cruzársele!).

A lo mejor, entre tanto proyecto, compromiso, desafío agendado para el novísimo año, la tarea de analizar cuánto tenemos de rinoceronte y de paloma sirva como primer paso para que los argentinos por fin abandonemos la práctica del atropello y para que, con suerte, dejemos de ser una fauna a veces tan asmilable a la fauna que sólo deberíamos visitar y contemplar.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

6 thoughts on “El rinoceronte y la paloma

  1. Nótese la paloma que está atrás del rinoceronte. Representa a otro espécimen de “ciudadano” argentino: no atropella ni es atropellado; se hace el tonto; mientras mira para el otro lado pronuncia la clásica frase “yo, argentino”.

    Buenísima la foto y buenísima la reflexión para empezar el año. Una alegría leerte de nuevo, Spectatrice.

    Saludos, y feliz año.

  2. Creería que de una forma u otra las especies aquí retratadas logran una convivencia “en paz” debido a que vivimos en un mundo globalizado… un mundo en el cual “atropelladores y atropellados” en general conviven con mansedumbre…
    Profunda observación Spectatrice!!! Ojo clínico, aún fotográfico… 😉
    Me tomo el atrevimiento de titular la foto (para mí…) “naturaleza globalizada”… jaja!

  3. ¡Jajajaja! Martincho, no había notado la existencia de la tercera paloma que aparece detrás del rinoceronte y que bien podría llamarse Pilatos.

    Naturaleza globalizada sería un buen título, Daniela, aunque un poco triste si pensamos en la globalización como fenómeno asociado a un capitalismo que masifica y que amansa (en el mal sentido) tanto a personas ¿como a animales? 🙄

    Saludos y feliz 2009 para ambos. 😀

  4. Mi comentario no tiene nada que ver con el post, pero acabo de ver un documental sobre los desaparecidos y cuando mencionaron al zoológico de BA, dije oh la Spectatrice escribió algo sobre eso! Bueno me acorde ti, saludos!!

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s