Reprise

RepriseUna sugerencia para empezar… Si la serie inglesa As if retrata a un grupo de adolescentes que se pretenden más creciditos de lo que en realidad son (por eso actúan «como si» fueran adultos), la película noruega Reprise bien podría llamarse What if…, y de esta manera anticipar su intención de especular con el destino de dos veinteañeros escandinavos apenas más maduros que sus pares británicos pero (casi) igual de desorientados.

El co-guionista y director Joachim Trier propone una suerte de Elige tu propia aventura a partir de la hipotética «qué pasaría si…». Pero a no ilusionarse: estamos lejos de asistir a un relato interactivo donde los espectadores podemos seleccionar giros predeterminados. A lo sumo, nos topamos con dos o tres variantes preestablecidas que se desarrollarán independientemente de nuestras preferencias.

Dicho de otro modo, este largometraje se limita a imaginar dos o tres versiones del futuro próximo de los amigos Phillip y Erik. El desafío comienza a partir de un hecho puntual: cuando los muchachos envían, desde un mismo buzón, dos escritos que aspiran a convertirse en primeras novelas.

Pensándolo mejor, Reprise parece inspirada en Corre, Lola, corre, o al menos en la ocurrencia de ensayar distintas proyecciones a partir de una misma variable. La gran diferencia entre ambos films es que el de Trier es mucho más reflexivo y mucho menos «matemático», además de menos adrenalítico e incluso entretenido que el del alemán Tom Tykwer. 

Por momentos, los parlamentos a cargo de los muy convincentes Anders Danielsen Lie y Espen Klouman-Høiner pecan de cierto ombliguismo generacional. Me refiero a la suerte de masturbación intelectual que muchos jóvenes ejercemos (¿ejercimos?) cuando nos evaluamos en términos laborales, profesionales, relacionales, amorosos, sociales, existenciales.

Por todo esto, este film noruego es un título recomendable para tres «prototipos especiales» de público: para los curiosos por descubrir a Joachim Trier (que nada tiene que ver con el dogmático Lars), para los amantes de relatos des-armables, y para quienes tengan ganas de repasar los vericuetos mentales de dos jóvenes escandinavos con pocos problemas concretos y sin embargo con tantos conflictos potenciales por detectar y explorar.