La manzana

Mezcla de documental y ficción, los docudramas corren serios riesgos de transformarse en versión solapada -en todo caso cinematográfica- de la prensa amarilla. Afortunadamente La manzana se salva de caer en la trampa, aún cuando hace referencia a crónicas periodísticas, aún cuando quienes actúan son los verdaderos protagonistas, aún cuando -como dicen en televisión- el guión recrea «un drama de la vida real». 

A grandes rasgos, este film iraní cuenta la historia de dos hermanitas púberes criadas por un padre anciano y una madre ciega, siempre puertas adentro, sin contacto con el exterior. Los espectadores asistimos a la denuncia de lo que muchos consideran una aberración, y a la evolución del caso a partir de la intervención de una trabajadora social que envía el Estado.

La directora y guionista Samira Makhmalbaf confía en la pertinencia de una cámara testigo capaz de mostrar sin enjuiciar, de acompañar sin acosar, de revelar sin desnudar. De ahí la (destacable) ausencia de morbo y de moralina. De ahí la posibilidad de articular una conmovedora parábola sobre la infancia, la paternidad y los prejuicios en un contexto de pobreza y marginación.

Algunos espectadores creerán adivinar en este ejercicio testimonial una suerte de alegoría política. Me refiero a una comparación subliminal entre el paternalismo excesivo que Ghorban ejerce sobre sus niñas y el paternalismo excesivo que la dirigencia iraní ejerce sobre el pueblo de su país. Desde este punto de vista, las consecuencias del encierro y la exclusión se revelan igualmente nefastas -incluso irreversibles- en ambos planos.

Así como por distintos motivos Suecia e Irán se encuentran en las antípodas, Las manzanas de Adán (película sueca) y el título aquí comentado parecen tener muy poco en común. Sin embargo, al margen de sus enormes diferencias, ambos films coinciden en aludir a la dualidad del fruto prohibido (en tanto fuente de peligrosa tentación por un lado, y en tanto alimento sano por el otro) para relatar historias de confrontación, perdón y redención.