Into the wild

Hacia rutas salvajesSegún IMDb, Into the wild desembarcó en Argentina a principios de 2008, directamente en los videoclubs (nunca se proyectó en las salas comerciales), con el título aventurero de Hacia rutas salvajes. A priori llama la atención que esta película filmada por el mismísimo Sean Penn haya llegado a nuestro país sin bombos ni platillos. Curiosamente, después de verla, algunos espectadores creemos entender el porqué de tanta discreción.

Las historias testimoniales tienen sus bemoles. A la hora de recrearlas conviene evitar, por un lado, la superposición de narradores (de hecho, los entendidos en la materia recomiendan elegir con cuidado al responsable del relato: ¿será el protagonista?, ¿un testigo?, ¿un narrador omnisciente?) y, por el otro, que las eventuales constataciones, reflexiones, conclusiones del héroe se transformen en un cúmulo de parlamentos sentenciosos, lugares comunes de lenta digestión.

Al parecer, Penn ignora ambos preceptos cuando adapta la novela de Jon Krakauer. Por lo pronto, el actor devenido en guionista y director no sólo alterna narradores (entre el protagonista Chris McCandless y su hermana Billie) sino que pone en boca del elenco frases y declaraciones solemnes, trilladas, contraproducentes. De esta manera, construye un discurso estereotipado, redundante, por momentos panfletario.

Es una pena. El largometraje se luce por la fotografía del siempre estético Eric Gauthier y por la banda de sonido a cargo del vocalista de Pearl Jam, Eddie Vedder. Por otra parte, también impresiona la entrega del actor Emile Hirsch (algunos lo recordarán por su participación en Héroes imaginarios). 

Aún a pesar de estos aciertos y de las buenas intenciones del siempre comprometido Sean, Into the wild decepciona a quienes sentimos debilidad por las road movies con mensaje anti-sistema, y probablemente irrite a quienes sientan rechazo por las historias de contestatarios con final poco feliz.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

6 respuestas a “Into the wild

  1. ¡ Al fín ! el post que estaba esperando tuyo. Hace como un mes o más que te habia preguntado por esta pelicula. Me la recomendaron mucho.
    Lo más patético es que todavia no la ví.
    Te pregunto: ¿ es mejor el libro ? .
    Voy a tratar de leerlo y después ver la pelicula.

    ¡ Excelente lo de Le Luthiers !.

    Y estoy leyendo el libro de Barbara Cassim. Complejo pero revelador. La verdad, ¡ aterra ! .
    Un poco extenso y cargoso este comment..
    Un saludo grande.

  2. No leí la novela de Krakauer, Alejandro, así que no puedo comparar. De todos modos, me atrevo a a apostar que -como suele suceder- el libro supera a la película.
    Tu comment no es extenso ni cargoso. Al contrario, me resulta gratificante saberte lector de distintas reseñas. Gracias. 😉

    Un saludo grande para vos.
    PD. Mientras escribía este post, tuve el presentimiento de que serías el primero en comentarlo… 😀

  3. La verdad, no coincido en la critica.
    Yo vi la pelicula y me parecio realmente muy buena. De esas como V de Venganza que permiten extender la trama de la pelicula hacia otros debates o reflexiones.
    La pelicula, que al basarse en un libro tiene obviamente sus limitaciones y consecuencias, circula por una amplia variedad de encuentros y experiencias. Con sujetos ricos en vida, con personajes que no resultan estereotipos y con dialogo más que profundos.
    Me parece que la idea de “largar todo” como se presenta en la pelicula es algo que anda circulando en los imaginarios de nosotros. La pelicula lo vuelve una posibilidad. Pero también lo vuelve una carcel y un peligro. Y de ahí que el espectador pueda elegir, pueda criticar, sentirse identificado y a veces no.
    Me encanta de la pelicula la idea de que la riqueza está en otro lado. Está en el contacto con el otro. En escucharlo. En ver cómo vive. Que siente. En ayudarlo. Todo eso hace el personaje principal.
    Pero claro, esta utopia de largar todo no puede ser posible en un mundo como el de hoy. No puede ser posible para nosotros los que elegimos la “vida correcta”: estudiar, trabajar, casarse, tener hijos y morir. Hay que entender que pueden existir otro camino y otras elecciones. Por ejemplo morir joven.
    Y a su vez, también la pelicula marca que esta experiencia del conocer, del viaje, de las experiencias, tiene su limite. La vuelta a la realidad. O por lo menos que, semejante elección, no es dulce, no se disfruta si no hay un otro con quien compartirla. El personaje termina solo, triste y nuevamente con los miedos que tenia al emprender el viaje.
    Para mi es por demás muy buena la pelicula y la recomiendo. Incluso busqué el libro para comparar, y hace años que no se consigue. Está agotado desde el 2004.

    Saludos.

  4. … ayer tuve la gran oportunidad de verla, soy franco, estaba buscando un titulo para pasar un domingo tranquilo en casa, y tuve la gran suerte de toparme con ella, fue una sorpresa ya que aunque sabia que se trataba del clasico road trip, nunca pense que resultaria un drama por no decir trajeria, deja expuesto los dos lados de la moneda, y el expectador saca sus propias conclusiones.
    Es una verdadera epifania.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s