Upa!

Upa!

Al margen de si termina gustando o no, nadie podrá decir que Upa! es una película argentina convencional. Por lo pronto, éste es uno de los pocos títulos que se permiten tomarles el pelo al cine nacional independiente*, y de paso a un tipo de porteño arrogante, improvisado, bipolar (exitista/derrotista según la ocasión). Por otra parte, se trata de un trabajo esencialmente colectivo libre del individualismo -a veces divismo- que también caracteriza a muchos conciudadanos.

Tamae Garateguy, Camila Toker y Santiago Giralt escribieron**, dirigieron y protagonizaron esta recreación de un rodaje que pretende convertirse en revelación cinematográfica y que termina poniendo de manifiesto lo peor de jóvenes intelectualoides, egocéntricos, caprichosos, engreídos, convencidos de poseer un talento artístico inexistente. La burla excede los límites de un grupo de novatos y roza el círculo profesional a partir de las brevísimas apariciones de Gloria Carrá y Daniel Fanego que se interpretan a sí mismos.

El largometraje empieza y termina con “Los chicos del cine independiente“, rap de Tomi Lebrero que anticipa la intención satírica de los tres guionistas y directores. En el medio, presenciamos la alegría inicial que provoca el anuncio de un reconocimiento económico europeo, los delirios de grandeza de un principiante que lee a Bergman (nótese el plano detalle del libro dedicado a Persona), los plantones varios que sufre el equipo de filmación, los roces/choques entre sus integrantes, las complicaciones surgidas a último momento, las soluciones atadas con alambre.

Algunos podrán reprocharle a Upa! cierta desprolijidad técnica (la escena del llanto depresivo de Aylén, por ejemplo, parece parte de un trabajo práctico para la facultad). Para otros (me incluyo), las “fallas” evidentes hacen al encanto de un trabajo que evita bajar línea desde un pedestal, y que por lo tanto sugiere la posibilidad de que los defectos ajenos reflejan los propios. 

A título estrictamente personal, debo confesar que hacía mucho tiempo que una película argentina no me divertía tanto. Por eso, me atrevo a recomendarla así nomás: en primera persona y con total entusiasmo.

__________________________________________________

* De una manera menos desfachatada y por momento más tierna y dramática, La película del rey de Carlos Sorín también supo relatar las desventuras de una producción cinematográfica independiente.

** En la elaboración del guión participó además Eva Bär.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One response to “Upa!

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s