Campaña por la S. Mea culpa

En los viejos westerns los sheriffs suelen decir “well, well, well” (versión original) o “vaya, vaya, vaya” (versión doblada) antes de disparar algún comentario sarcástico. En inglés o en español, la expresión viene aquí como anillo al dedo -primero- para hacer justicia en nombre de la Ley, y -segundo- para señalar la paja en el ojo… propio (a no confundir con la anécdota del ojo astillado).

Tanto insistir sobre la necesidad de resucitar a la ” s ” omitida en la pronominalización plural del objeto indirecto, tanto criticar a los periodistas del Grupo Clarín por los errores que suelen cometer cuando escriben/hablan, tanto protestar por el maltrato que sufre nuestro castellano rioplatense, tanto amenazar con liberar a la docente quisquillosa que llevo adentro, y resulta que ¡yo también meto la pata hasta el caracú!

Antes y después del efecto Ciruela-Siruela.

Ayer, el muy discreto y pertinente Adivinador del Pasado tuvo la amabilidad de escribirme otro mail, esta vez para enviarme un link del diario La Nación. El artículo correspondiente explica que la expresión “maestro/a Siruela” no tiene absolutamente nada que ver con la fruta laxante-veraniega sino con el nombre de un pequeño pueblo español (aquí, los detalles de la explicación).

Ante semejante lección de etimología, la maestra ciruela que llevo adentro sintió vergüenza, bochorno, calor. Por eso empezó a transpirar, tanto que se deshidrató, tanto que quedó reducida a un símil disecado. Delicia tentadora para algún alumno jíbaro. Miniatura caricaturesca de lo que alguna vez fue. Candidata nominada para partir bien lejos, al pueblo homófono tal vez.

Well, well, well… Vaya, vaya, vaya… No cabe duda. He aquí una nueva perlita para la siempre vigente -y creciente- fe de erratas espectadoriana.

————————————————————-
PD. Adivinador, gracias de nuevo por desasnarme. 😉

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

8 respuestas a “Campaña por la S. Mea culpa

  1. Por si sirve de consuelo, yo también recién ahora me desayuno de que se escribe maestro “Siruela” y no “ciruela”. Para justificar nuestra ignorancia, podríamos decir que la expresión se fue desvirtuando hasta convertirse en localismo. Por eso la mayoría de los argentinos estamos convencidos de que la expresión alude a la fruta “laxante-veraniega” (me hiciste reír con eso, Spectatrice).
    Un agradecimiento a Adivinador por desasnarme a mí también.
    Saludos!

  2. Al texto de La Nación lo conocía. Por qué no te corregí? Por que por más explicaciones que existan, sigo prefiriendo las ciruelas a las Siruelas. Que me perdone la historia.

    Well, well, well… salí bastante terca. Besos de mandarinas!

  3. Ésta buena, la justificación, Martincho. Como dicen los tanos, “se non è vero, è ben trovato”. 😉

    ¡Me hiciste reír con tu comment, Ceci! Te confieso que yo también prefiero la fruta al pueblo. Después de tanto tiempo de vivir en el error, supongo que me encariñé con la falsa expresión. 😳

    Un saludo para ambos.

  4. Y yo.. siempre pensando que tenia que ver la “fruta laxante veraniega” con esa manía nuestra…

    Siempre se aprende algo..

  5. Ahhh… finalmente entendí lo de la ciruela. Me hace mucha gracia la manera cómo asumes los errores con tan buen humor. Al parecer, muy poca gente sabe que hace bien de vez en cuando reírse de sí mismo.

    Un abrazo “encubierto”.

  6. ¡Yo también, Marian! Siempre imaginé a las maestras “ciruela” mal maquilladas, es decir, con mucho colorete (medio al estilo Noelia de Gassalla). Pensaba que la mención de la fruta laxante veraniega era en homenaje a los pómulos excesivamente colorados. 😳

    ¡Jajajajaja, Pati @-;–! Tengo la teoría de que, si no sabemos reírnos de nosotros mismos, podemos pasarlo muy, muy mal en la vida. Además tampoco tendríamos derecho de reírnos de los demás. 😛
    Un abrazo “expuesto” para vos y José. 😉

  7. No tienes porque saber todo, es bueno cometer errores como es bueno enterarse de lo que no se sabe para mejorar el conocimiento. Hay una editorial que también se escribe de la misma manera- Ed Siruela- Llegó al país distribuido por Tusquets hace cerca de 20 años,.luego con el tiempo comenzó su propia distribución
    Esto de aprender no termina nunca, sigue, y creo que es oportuno para no caer en falacia del sabiondo.
    Saludo y cariño Spectatrice como siempre.

  8. Muchas gracias por el dato de la editorial Siruela, Rodolfo. Como bien decís, siempre se aprende algo nuevo. 😉

    Un abrazo para vos.
    PD. ¿Qué paso con Contra-atado al Blog?

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s